¿Qué tan importante son las áreas de un centro hospitalario?

Situación basada a la realidad.

En un centro hospitalario toda área es importante, toda área es independiente debido a que toda área cuenta con el equipo de profesionales de la salud sin embargo ¿Cuál área es más importante? ¿Qué área es completamente indispensable? ¿Existen respuestas a esas y a muchas más interrogantes similares? SIMPLEMENTE NO, porque en todas las áreas deberían lograr cumplir las expectativas en resolución de dificultades asociadas a la atención del paciente, sin embargo ¿Qué sucede si en un área de cuidado directo hay escases de insumos? ¿Qué sucede si en un hospital no hay material estéril? ¿Qué pasan con las cirugías? Y lo más importante, ¿Qué pasa con el paciente? Pues es ese el dilema ya que en la actualidad a nadie le interesa el individuo principal que es la razón de nuestra existencia.

Pero ¿que pasa en las áreas de los hospitales con su personal? ¿Qué sucede a nivel profesional? La verdad es que en los hospitales el profesional que tiene menor rango es el MENOS ESCUCHADO es el MENOS CREIDO y algunos profesionales “patanes” los definen como la “última rueda del coche” es lamentable que en muchas casas de salud el personal de apoyo, internos o pasantes de ciencias medicas sean menospreciados por simplemente no tener en su poder un “cartón con sello” solo por faltar 1 semestre cuando ese mismo interno ha vivido años preparándose para estar ahí aprendiendo.

Muchos internos de medicina y enfermería tienen el conocimiento de algo y pueden compartirlo pero el personal residente los menosprecia y únicamente valida lo que dice el “DOCTOR” o lo que dice el/la “LICENCIADO/A” la pregunta es ¿Quiénes son ellos? ¿Qué poder les da tener un prefijo INUTIL delante de su nombre? Pues la respuesta de eso es QUE EL PODER NO SE LLEVA EN EL TITULO, el poder se lleva en el CONOCIMIENTO porque el conocimiento es PODER.

En muchas unidades de salud hay enfermeras IDOLATRADORAS así como también hay AUXILIARES IDOLATRADORAS de los mismos médicos o “DOCTORES” como que si ellos fueran “DIOSES” que tiene la primera y la última palabra cosa que NO ES ASI, cuando son simples humanos con títulos y experiencia Y NO POR TENER ESAS COSAS quieren decir que sean mejores que un interno pasante que quizá sepa algo que alguien con nivel superior NO SEPA ¿entonces? ¿Cuál es la realidad en las unidades de salud? La realidad es que tenernos personal de salud que se cree “SUPERIOR” solo por ser titulado y menosprecia al aspirante; la realidad donde como profesionales no valoramos en área de trabajo sino que nos idolatramos por mayor grado de afinidad creando fragmentación, la pregunta es ¿acaso una licenciada es más que un interno por ser licenciada? ¿Acaso una auxiliar es más que un estudiante o un interno solo por tener algunos años trabajando en un hospital? ¿Qué realidad vive el aspirante de ciencias médicas? Pues el aspirante vive el trato miserable de un egocentrismo mediocre por parte del personal profesional de salud quien debe ser un mentor para las futuras generaciones.

En áreas de esterilización donde trabajan licenciadas y auxiliares donde el material de todo el hospital se moviliza y se prepara la pregunta es ¿es justo que el aspirante no se le enseñe como trabajar sin egoísmo? ¿Es justo que el aspirante que estudio años sea visto como una persona que no sabe ni estar parado en bipedestación? La respuesta es que nada es justo porque simplemente el profesional de hoy en día es egoísta y egocéntrico y es por eso que ningún área es más importante cuando no existe lo mas importante en la ciencia que es el “eterno fortalecimiento del conocimiento”; porque sino fortalecemos el conocimiento en base a una experiencia profesional ¿Qué mundo medico estamos construyendo?

Es por eso que se recomienda al lector de esta publicación que si es un aspirante o practicante PIENSE MAS DE UNA VEZ QUE CLASE DE PROFESIONAL DESEA SER y que no se sorprenda de los profesionales egoístas y mediocres que por tener más de 3 años en una institución piensan que son superiores.

ORCID: https://orcid.org/0000-0003-0542-4796; Autor. Barcia Poveda Carlos.