Alergia a los A.I.N.ES. – Su Impacto como condición y complicación farmacológica en el diagnóstico de enfermedades.

el

Objetivo principal.

Describir el impacto de la alergia a los AINES como condición y complicación farmacológica en el diagnóstico de las enfermedades.

Datos Relevantes.

Fuentes Internacionales.

(Allergy Therapeutics Ibérica, 2018).

La alergia a AINEs constituye la segunda causa de alergia a medicamentos. Los AINEs o antiinflamatorios no esteroideos son un grupo de fármacos tan comunes como el ácido acetil salicílico, popularmente conocido como aspirina, el ibuprofeno o el diclofenaco (…) Ser alérgico a AINEs significa que, tras la administración de alguno de estos fármacos, el paciente experimenta una reacción que puede afectar a un solo órgano, como puede ser la piel, o a dos o más órganos, lo que se conoce como anafilaxia. Estas reacciones pueden aparecer a los pocos minutos o tras varias horas desde la administración del fármaco, y pueden ser muy graves.

(Toche, P., 2010) – MEDWAVE.

Clínicamente el grupo de pacientes intolerantes a los antiinflamatorios se presenta de forma prácticamente indistinguible del grupo anterior, manifestando cuadros de urticaria, angioedema o anafilaxia. Aún así poseen algunas características especiales, como el tiempo de reacción, siendo en la mayoría de los casos entre una y doce horas, habiéndose descrito plazos de hasta 24 horas post-ingesta del antiinflamatorio. Otro elemento corresponde a la presentación del rash cutáneo, pudiendo ser morbiliforme pero en la mayoría de los casos corresponde a urticarias. Un elemento importante a considerar es que estos pacientes reaccionan a distintas clases de antiinflamatorios, de modo que si el paciente refiere como antecedente que ha presentado manifestaciones a ibuprofeno, diclofenaco y aspirina, es posible concluir que el paciente es intolerante.

(Blanco, D. & Barranco, R., 2018)  – El Sevier.

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son un grupo de fármacos muy comunes, que incluye el ácido acetilsalicílico (ASA) o el ibuprofeno, que además no necesitan ser recetados. El ser alérgico a AINE conlleva que, tras su administración, se experimente una reacción que puede afectar a un solo órgano, como la piel, el aparato respiratorio o el digestivo, o a dos o más de ellos, lo que se conoce como anafilaxia. Estas reacciones pueden aparecer en pocos min o tras varias horas después de la administración del fármaco, y pueden ser muy graves.

Tipo de Sintomatología asociada a la alergia a los A.I.N.ES.  – PickleMED.

  • Síntomas respiratorios: congestión nasal, inyección conjuntival, estornudos en salva, tos intensa, broncoespasmo (falta de aire con silbidos en el pecho). Este problema se denomina actualmente enfermedad respiratoria exacerbada por aspirina (EREA), lo que antiguamente se conocía como asma inducida por aspirina, y aparece SIEMPRE en pacientes con patología respiratoria de base, concretamente asma y/o rinosinusitis crónica, sobre todo si asocian poliposis nasosinusal. El primer síntoma de inicio de la EREA suele ser la congestión, el taponamiento nasal, confundido a menudo con una infección de vías respiratorias altas. Muchos pacientes lo recuerdan como un “resfriado que nunca se curó del todo”. Después aparecen: rinosinusitis crónica, hiposmia/anosmia (disminución/pérdida de olfato), poliposis nasal y, finalmente, el asma.
  • Síntomas cutáneos: urticaria o angioedema (hinchazón). Lo más frecuente suele ser una reacción facial (periocular o labial) en pacientes que tienen urticaria crónica de base.

Medios de Diagnóstico – PickleMED.

En el momento en que se sospecha que un paciente ha tenido una reacción alérgica a AINEs, este debe ser remitido al alergólogo para confirmar el diagnóstico mediante pruebas específicas.
A los pacientes con asma y/o poliposis nasal que toman AINEs sin problemas NO se les deben prohibir por miedo a una posible reacción que igual jamás ocurrirá. Tampoco existen pruebas que predigan qué pacientes van a desarrollar alergia y quiénes no, por lo que no tiene sentido realizar pruebas en aquellos pacientes que toman AINES sin presentar síntomas de alergia.

Opciones para usuario con alergia a los A.I.N.ES. – PickleMED.

Los AINE tradicionales (antiinflamatorios no esteroides) a menudo se recetan para el dolor y la inflamación de la artritis. Existen 20 disponibles con receta médica y tres que no la requieren (ibuprofeno, naproxeno y ketoprofeno), aunque las versiones de estantería abierta se hallen en dosis menores. Deberá consultar con su médico antes de tomar cualquiera de estos fármacos, porque incluso los que se venden sin receta pueden conllevar el riesgo de efectos secundarios. Si es sensible a la aspirina, informe a su doctor y cuídese de evitar aquellos AINE que contengan salicilatos (como la aspirina).

 El celecoxib (Celebrex) es un medicamento miembro de una clase relativamente nueva de AINEs que se llama inhibidores de la COX-2. Si tiene factores de riesgo o problemas de úlceras estomacales, este fármaco puede ser más suave para el estómago que la aspirina y los AINE tradicionales. Sin embargo, no deberá tomarlo si es alérgico a la aspirina o las sulfonamidas.

Entre los analgésicos, las personas con sensibilidad a la aspirina pueden tomar acetaminofeno, morfina, tramadol, oxicodona, propoxifeno o hidrocodona, sólos o combinados.

Los FARME (fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad) son otro grupo de medicamentos que controlan la artritis al deprimir el sistema inmunológico. No obstante, eso también le hace más susceptible a infecciones, por lo que tiene que estar bajo vigilancia médica si tiene cualquier síntoma de infección, incluyendo fiebre, tos o dolor de garganta.

Los corticosteroides son potentes en combatir la inflamación, aunque también tienen efectos adversos potencialmente peligrosos, incluyendo osteoporosis, cataratas y problemas neurológicos. Tendrá que estar vigilado por su doctor si es que le prescribe corticosteroides.

Recuerda ¿Qué?

Ningún medicamento debe ser administrado sin prescripción, indicación y supervisión del personal médico habilitado; el manejo de la alergia a los AINES es una condición muy delicada de salud por lo que la administración de otras opciones farmacológicas debe ser evidenciado por un profesional de la salud con la finalidad de supervisar la efectividad del mismo.

Tratamiento, según (Allergy Therapeutics Ibérica, 2018).

  1. Tratamiento médico-quirúrgico de las enfermedades de base (urticaria, asma, poliposis) y de sus eventuales complicaciones (sinusitis bacteriana aguda, por ejemplo).
    El asma en pacientes con EREA suele ser grave, de difícil control, y la poliposis nasal agresiva y recidivante, con necesidad de múltiples cirugías. Estos pacientes pueden precisar varios ciclos de corticoesteroides orales al año, con los efectos adversos a medio-largo plazo que ello implica. Hoy en día existen también tratamientos biológicos para asma grave que mejoran el control del asma y además disminuyen la necesidad de corticoides y las cirugías de pólipos.
  2. La evitación del AINE. Los AINEs se comercializan bajo multitud de nombres comerciales y se encuentran también en distintas combinaciones antigripales que no precisan de receta para ser dispensados en la farmacia, por lo que el riesgo de reacciones accidentales por alergia a AINEs es elevado. Todos los pacientes deben recibir recomendaciones claras por escrito sobre los fármacos prohibidos y sobre la analgesia alternativa permitida. La intolerancia, una vez diagnosticada, se mantiene, en principio, durante el resto de la vida. En determinados casos, su alergólogopuede valorar la posibilidad de desensibilización a aspirina.

Situación basada a la realidad – PickleMED.

(Barcia, C., 2020).

La negligencia e impericia médica de muchos servidores de la salud asociado a la mala prescripción de fármacos A.I.N.ES. se debe en su gran mayoría por la ineficiencia de dos partes: La del paciente y la del servidor de la salud porque existen muchos casos de emergencia en donde la unidad de cuidado no se presta para proporcionar la medicación alterna a pacientes alérgicos sin embargo todo inicia desde EL DEFICIT DE COMUNICACIÓN por parte del USUARIO al personal de salud quien por medio de una entrevista previa al proceso diagnóstico NO PROPORCIONA LA INFORMACIÓN NECESARIA como lo son las alergia, patologías asociadas, etc.

En muchos casos el paciente es protagonista de más de 2 versiones de una sola realidad y el personal de salud no sabe ¿Qué creer? Ya que el personal médico debe considerar que todo paciente es POTENCIALMENTE UN MENTIROSO ¿y por qué? Porque simplemente dice más de una versión de los hechos que relacionan su vida; el usuario no tiene conciencia de los riesgos a lo que nosotros como personal de salud nos involucramos al recibir a un paciente que no es comunicativo, que no responde lo que debe y que al final de todo y en muchos casos debe venir un familiar a comunicar que el mismo es un “alérgico a los aines” sin embargo ¿De quién es la culpa de todo? LOGICAMENTE culpan al personal de la salud ¿Quién valora el esfuerzo de las enfermeras o de los médicos que hacen de todo por salvar esa vida? NADIE, ¿Por qué? Porque simplemente es más sencillo culpar al que sirvió como héroe que al responsable que no habló en su momento.

La alergia a los AINES es una problemática de salud que forma parte de la vida cotidiana de las áreas de salud donde dificultan el proceso diagnostico al personal médico que no goza de los medios que brinda la unidad de salud para la prescripción de un analgésico que sea UTIL y que no le provoque una reacción respiratoria o cutánea; sin embargo ¿Cuál es la realidad del problema de salud asociado a la alergia a los aines?

La realidad es que el sistema de salud mundial no implementa estrategias de control asociado al riesgo de alergia a los aines por lo que fuera de mucha utilidad que los organismos mundiales establezcan parámetros de valoración para así desligar al personal de salud de su responsabilidad asociada a la culpabilidad por fallos en la prescripción debido a la falta de comunicación e información por parte del usuario.

Referencias Bibliográficas.

ORCID: https://orcid.org/0000-0003-0542-4796; Autor. Barcia Poveda Carlos.