CIRROSIS

el

Autor.

Barcia Poveda Carlos, Lic.

Objetivo Principal.

Describir en base a criterios técnicos y referencias bibliográficas, el impacto de la cirrosis como patología que compromete a la función hepática.

Resumen/Abstract.                                                  

Español.

Cirrosis hepática se refiere a la cicatrización del hígado que da como resultado una función hepática anormal como consecuencia de una lesión hepática crónica; La cirrosis hepática es consecuencia de una lesión a largo plazo del hígado que puede ser de muchos tipos. Si bien el uso excesivo de alcohol y la infección crónica por virus de hepatitis, Diversos trastornos, fármacos o sustancias y toxinas pueden dañar el hígado de forma repetida o continua. Cuando el hígado está dañado, intenta repararse a sí mismo mediante la formación de tejido cicatricial (fibrosis); Muchas personas están desnutridas y pierden peso porque han perdido el apetito y porque las grasas y las vitaminas se absorben mal. La persona puede presentar una erupción de color púrpura rojizo con pequeños puntos o manchas más grandes, causadas por el sangrado de pequeños vasos sanguíneos de la piel.

Palabras Claves: hígado, enfermedad, crónico, cirrosis, fármacos.

English.

Liver cirrhosis refers to scarring of the liver resulting in abnormal liver function as a consequence of chronic liver injury; Liver cirrhosis results from long-term injury to the liver that can be of many types. While excessive use of alcohol and chronic hepatitis virus infection, various disorders, drugs or substances and toxins can damage the liver repeatedly or continuously. When the liver is damaged, it tries to repair itself by forming scar tissue (fibrosis); Many people are malnourished and lose weight because they have lost their appetite and because fats and vitamins are poorly absorbed. The person may have a reddish purple rash with small spots or larger spots, caused by bleeding from small blood vessels in the skin.

Key Words: liver, disease, chronic, cirrhosis, drugs.

Validación Teórica & Bibliográfica | PickleMED.

La hepatitis y el abuso crónico del alcohol son las causas más frecuentes. El daño hepático causado por la cirrosis es irreversible, pero es posible evitar que se siga dañando, en un principio, los pacientes pueden experimentar fatiga, debilidad y pérdida de peso. Durante las etapas posteriores, pueden desarrollar ictericia (color amarillento de la piel), hemorragia gastrointestinal, hinchazón abdominal y confusión. Los tratamientos se especializan en la causa subyacente. En los casos avanzados, puede ser necesario hacer un trasplante de hígado.

Según la mención de Sánchez, W. & Talwalkar, J. (2012); Cirrosis hepática se refiere a la cicatrización del hígado que da como resultado una función hepática anormal como consecuencia de una lesión hepática crónica (de largo plazo). La cirrosis es una de las causas principales de enfermedad y muerte en los Estados Unidos. Aproximadamente 5.5 millones de personas (2% de la población de los EE.UU.) están afectados por la cirrosis. Esta enfermedad causa 26,000 muertes cada año y es la séptima causa principal de muerte en los Estados Unidos de adultos entre 25 y 64 años. Se espera que el número de personas afectadas por la cirrosis continuará aumentando en el futuro cercano (…) La cirrosis hepática es consecuencia de una lesión a largo plazo del hígado que puede ser de muchos tipos. Si bien el uso excesivo de alcohol y la infección crónica por virus de hepatitis (tales como la hepatitis B y la hepatitis C) son las causas más comunes de la cirrosis en los Estados Unidos, la cirrosis puede estar causada por muchos trastornos, lo que incluye la enfermedad por hígado graso, trastornos hereditarios, lesión inducida por drogas, trastornos del conducto biliar y enfermedades autoinmunes. Algunos pacientes pueden tener más de una causa (tales como el exceso de alcohol y la hepatitis viral). Una gran parte de los pacientes (hasta el 20%) no tienen una causa identificable para la cirrosis. Ésta se conoce como cirrosis criptogénica, (Sanchez, W. & Talwalkar, J., 2012).

Para Civan, J. (2016) La cirrosis es la deformación global de la estructura interna del hígado que tiene lugar cuando una gran cantidad de tejido hepático normal es sustituido de forma permanente por tejido cicatricial no funcional. El tejido cicatricial se desarrolla cuando el hígado está dañado de forma repetida o continua (…) Diversos trastornos, fármacos o sustancias y toxinas pueden dañar el hígado de forma repetida o continua. Cuando el hígado está dañado, intenta repararse a sí mismo mediante la formación de tejido cicatricial (fibrosis). Cuando la cirrosis está extendida y es grave, el tejido cicatricial forma bandas en todo el hígado, destruyendo su estructura interna y alterando su capacidad de regeneración y de funcionamiento. Esta cicatrización grave se denomina cirrosis (…) Normalmente, una gran parte de la bilis (sales biliares) se reabsorbe en el torrente sanguíneo desde el intestino y vuelve a circular hacia el hígado. El hígado extrae las sales biliares y las reutiliza. Sin embargo, en la cirrosis, el hígado no extrae las sales biliares con normalidad. Como resultado, el hígado no puede producir tanta bilis, lo que afecta a la digestión y a la eliminación de toxinas y productos de desecho (…) Además de interferir con la función hepática, el tejido cicatricial también puede obstruir el flujo de sangre hacia el interior del hígado a través de la vena porta (que transporta la sangre desde los intestinos hasta el hígado). El bloqueo conlleva un aumento de la presión sanguínea en la vena porta (hipertensión portal). La hipertensión portal conduce a la hipertensión en las venas conectadas a la vena porta, incluyendo las venas del estómago, el esófago y el recto, (Civan, J., 2016).

De acuerdo con la MayoClinic (2019) indica que, Cada vez que el hígado sufre una lesión, ya sea por enfermedad, consumo excesivo de alcohol u otra causa, intenta repararse a sí mismo. En el proceso, se forma un tejido de cicatrización. A medida que la cirrosis avanza, se forman cada vez más tejidos de cicatrización, y hacen que el hígado funcione con dificultad (cirrosis descompensada). La cirrosis avanzada es potencialmente mortal, (MayoClinic, 2019).

Sin embargo la S.E.M.I. (2020) menciona que, Si la enfermedad está muy avanzada es necesario el control exhaustivo por el Hepatólogo para valorar si se es susceptible de Trasplante hepático lo que curaría la enfermedad, para lo que es necesario el llevar al menos 6 meses sin tomar nada de alcohol, para evitar el desarrollo de una nueva cirrosis sobre el hígado trasplantado (…) Depende de lo avanzada que se encuentre la enfermedad y si ya ha desarrollado complicaciones. Si dejó de beber o si se puede curar la Hepatitis crónica es posible que la enfermedad quede como parada y no desarrolle complicaciones pudiendo vivir una vida prácticamente normal (…) las causas principales de la enfermedad son el abuso crónico de alcohol, las hepatitis víricas tipo B o C y menos frecuentes otras causas como enfermedades autoinmunes o hereditarias, ciertos medicamentos o tóxicos, y últimamente se está relacionando con la acumulación de grasa en el hígado asociado sobre todo a la obesidad, la diabetes tipo 2, el aumento de grasas en sangre y la vida sedentaria, (Sociedad Española de Medicina Interna (S.E.M.I.), 2020).

No obstante Quiroga, J. (2020) menciona que, En las fases iniciales, los pacientes pueden estar asintomáticos. Progresivamente, el paciente se encuentra cansado, sin energía, sin apetito, puede tener molestias digestivas y perder peso y masa muscular (…) El protagonista absoluto es el Escherichia Coli, responsable del 85% de las infecciones no complicadas en mujeres sexualmente activas, del 70% de las infecciones no complicadas del adulto y del 50% de las infecciones hospitalarias, (Quiroga, J., 2020).

Causas | PickleMED.

Entre las causas se incluyen las siguientes:

  • Abuso crónico de alcohol
  • Hepatitis viral crónica (hepatitis B, C y D)
  • Acumulación de grasas en el hígado (enfermedad de hígado graso de causa no alcohólica)
  • Acumulación de hierro en el cuerpo (hemocromatosis)
  • Fibrosis quística
  • Cobre acumulado en el hígado (enfermedad de Wilson)
  • Vías biliares mal formadas (atresia biliar)
  • Déficit de alfa-1 antitripsina
  • Trastornos hereditarios del metabolismo del azúcar (galactosemia o glucogenosis)
  • Desorden digestivo genético (síndrome de Alagille)
  • Enfermedad del hígado causada por el sistema inmunitario del cuerpo (hepatitis autoinmunitaria)
  • Destrucción de las vías biliares (cirrosis biliar primaria)
  • Endurecimiento y cicatrización de las vías biliares (colangitis esclerosante primaria
  • Infección, como sífilis o brucelosis
  • Medicamentos, incluidos el metotrexato o la isoniacida

Sin embargo Sanchez, W. & Talwalkar, J. (2012) mencionan que; La cirrosis se presenta cuando la estructura normal del hígado se ve alterada por bandas de tejido cicatricial. Una de las funciones normales del hígado es filtrar la sangre que vuelve al corazón desde el aparato digestivo. Cuando hay cirrosis presente, la presencia de tejido cicatricial causa un aumento de la resistencia al flujo sanguíneo a través del hígado. Esto da como resultado que se produzcan altas presiones en las venas que drenan al hígado, un proceso llamado hipertensión portal. Muchas de las complicaciones de la enfermedad hepática, como la retención de líquidos y la hemorragia del esófago, están causadas por la presencia de hipertensión portal, (Sanchez, W. & Talwalkar, J., 2012).

Sintomatología | PickleMED.

Si la cirrosis está causada por el abuso crónico de alcohol o si la persona sufre un trastorno hepático crónico se pueden desarrollar otros síntomas:

  • Pérdida de masa muscular (atrofia).
  • Enrojecimiento de las palmas de las manos (eritrosis palmar).
  • Acortamiento de los tendones de la mano, que provoca que los dedos se retraigan (llamada contractura de Dupuytren).
  • Aparición de pequeñas venas en forma de araña (angiomas aracnifoides) en la piel.
  • Aumento de las glándulas salivares de las mejillas.
  • Disfunción de los nervios situados fuera del encéfalo y de la médula espinal (nervios periféricos), denominada neuropatía periférica.
  • Los hombres pueden presentar un aumento de las mamas (ginecomastia) y disminución de los testículos (atrofia testicular), porque el hígado dañado no puede descomponer los estrógenos (hormonas femeninas) como suele hacer en condiciones normales. Además disminuye el vello de las axilas.
  • Hinchazón de las piernas, los pies o los tobillos (edema)
  • Pérdida de peso
  • Picazón en la piel
  • Decoloración amarilla en la piel y los ojos (ictericia)
  • Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis)
  • Vasos sanguíneos en forma de arañas en la piel
  • Enrojecimiento en las palmas de las manos
  • En las mujeres, ausencia o pérdida de periodos no relacionados con la menopausia
  • Confusión, somnolencia y dificultad en el habla (encefalopatía hepática)

Según Civan, J. (2016) menciona que, Muchas personas están desnutridas y pierden peso porque han perdido el apetito y porque las grasas y las vitaminas se absorben mal. La persona puede presentar una erupción de color púrpura rojizo con pequeños puntos o manchas más grandes, causadas por el sangrado de pequeños vasos sanguíneos de la piel, (Civan, J., 2016).

Factores de Riesgo | PickleMED.

  • El uso excesivo de alcohol – el consumo regular de más de 1-2 bebidas alcohólicas al día para mujeres o 2-3 bebidas alcohólicas al día para hombres durante un largo período de tiempo– puede conducir a la cirrosis hepática. Los pacientes con otros factores de riesgo para la enfermedad hepática pueden desarrollar cirrosis incluso con un menor consumo regular de alcohol.
  • Infección con hepatitis viral – aunque no todos los pacientes que tienen infección crónica por el virus de la hepatitis B (VHB) o el virus de la hepatitis C (VHC) van a presentar cirrosis, la hepatitis viral crónica es una de las principales causas de enfermedad hepática en el mundo.
  • Obesidad y diabetes – la obesidad y la diabetes son ambos factores de riesgo para una forma de lesión hepática conocida como esteatohepatitis no alcohólica (EHNA). Al paso del tiempo, la EHNA puede llevar a un daño hepático significativo y a la cirrosis. No todos los pacientes con obesidad o diabetes presentarán EHNA, pero dada la epidemia de obesidad en los Estados Unidos, se predice que la EHNA se convertirá en la principal causa de cirrosis en el futuro (a medida que el número de casos de hepatitis viral disminuye).

Criterios Diagnósticos | PickleMED.

De acuerdo con Sanchez, W. & Talwalkar, J. (2012) mencionan que; La cirrosis se determina preferiblemente examinando una muestra de tejido del hígado bajo el microscopio, un procedimiento que se denomina biopsia hepática. En este procedimiento, relativamente sencillo, una fina aguja se inserta en el hígado, generalmente bajo anestesia local, y extrae un pequeño trozo de tejido hepático. La biopsia hepática no sólo confirma la presencia de cirrosis, sino que, a menudo, puede proporcionar información en cuanto a su causa (…) La cirrosis se determina preferiblemente examinando una muestra de tejido del hígado bajo el microscopio, un procedimiento que se denomina biopsia hepática. En este procedimiento, relativamente sencillo, una fina aguja se inserta en el hígado, generalmente bajo anestesia local, y extrae un pequeño trozo de tejido hepático. La biopsia hepática no sólo confirma la presencia de cirrosis, sino que, a menudo, puede proporcionar información en cuanto a su causa, (Sanchez, W. & Talwalkar, J., 2012).

Medidas de prevención y autocuidado | PickleMED.

  • Evitar el abuso de alcohol y cambios en los hábitos de vida, evitando el sedentarismo y la obesidad.
  • Evitar el consumo de drogas por vía parenteral y sobre todo no compartir jeringuillas ni otros instrumentos para el consumo por via nasal. Evitar los tatuajes en gabinetes poco higiénicos.
  • No compartir enseres de personas que padezcan hepatitis crónica, que puedan estar en contacto con la sangre como peines, cortauñas, tijeras, etc
  • Tener relaciones sexuales con protección (preservativo) sobre todo si es con otros hombres o con muchas parejas.
  • Controles analíticos, al menos anuales, para descartar diabetes, aumento de grasas o alteración de las pruebas hepáticas, más en los grupos de riesgo de tener el virus, entre los que se incluyen los drogadictos por vía parenteral, internos de instituciones penitenciarias, receptores de productos sanguíneos u órganos sólidos anteriores a 1992, hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres o prostitutas y pacientes en hemodiálisis. Permite descartar la infección por el virus B y C
  • Si tengo hepatitis crónica por virus B se debe valorar a mi entorno familiar ya que existe una vacuna eficaz para evitar el contagio. 

Complicaciones | PickleMED.

(MayoClinic, 2019).

Las complicaciones de la cirrosis pueden incluir:

  • Presión sanguínea alta en las venas que alimentan el hígado (hipertensión portal). La cirrosis reduce la velocidad del flujo normal de la sangre a través del hígado, aumentando de esta manera la presión en la vena que trae sangre desde los intestinos y el bazo hasta el hígado.
  • Hinchazón en las piernas y el abdomen. El aumento de presión en la vena porta puede hacer que se acumule líquido en las piernas (edema) y el abdomen (ascitis). El edema y la ascitis también pueden ocurrir como resultado de la incapacidad del hígado para elaborar suficiente cantidad de determinadas proteínas de la sangre, como la albúmina.
  • Agrandamiento del bazo (esplenomegalia). La hipertensión portal también puede causar cambios e inflamación en el bazo y el atrapamiento de leucocitos y plaquetas. Una disminución de los leucocitos y las plaquetas en la sangre puede ser el primer signo de cirrosis.
  • Sangrado. La hipertensión portal puede hacer que la sangre se redireccione a venas más pequeñas. Fatigadas por la presión adicional, estas venas más pequeñas pueden explotar y causar un sangrado grave. La hipertensión portal puede causar el agrandamiento de las venas (várices) en el esófago (várices esofágicas) o en el estómago (várices gástricas) y conducir a un sangrado potencialmente fatal. Si el hígado no puede elaborar suficientes factores de coagulación, esto también puede contribuir al sangrado continuo.
  • Infecciones. Si tienes cirrosis, tu cuerpo puede tener dificultad para pelear contra las infecciones. La ascitis puede llevar a una peritonitis bacteriana, una infección seria.
  • Desnutrición. La cirrosis puede hacer que sea más difícil para el cuerpo procesar nutrientes, y esto causar debilidad y pérdida de peso.
  • Acumulación de toxinas en el cerebro (encefalopatía hepática). Un hígado dañado por la cirrosis no puede eliminar toxinas de la sangre tan bien como un hígado saludable. Estas toxinas luego pueden acumularse en el cerebro y causar confusión mental y dificultad para concentrarse. Con el tiempo, la encefalopatía hepática puede avanzar hasta provocar la ausencia de respuesta o un estado de coma.
  • Ictericia. La ictericia ocurre cuando el hígado enfermo no elimina de la sangre suficiente bilirrubina, un producto de desecho sanguíneo. La ictericia causa que la piel se ponga amarilla, los ojos, blancos y la orina, oscura.
  • Enfermedad ósea. Algunas personas con cirrosis pierden fuerza en los huesos y son más propensas a las fracturas.
  • Aumento del riesgo de padecer cáncer de hígado. Una gran proporción de las personas que padecen cáncer de hígado tienen cirrosis preexistente.
  • Cirrosis crónica reagudizada. Algunas personas terminan experimentando insuficiencia multiorgánica. Actualmente, los investigadores creen que esta es una complicación diferente de algunas personas con cirrosis pero no entienden por completo sus causas.

Referencias Bibliográficas.

Fecha de Publicación: 2020/Julio/06; Autor. Barcia Poveda Carlos, Lic.; ORCID. https://orcid.org/0000-0003-0542-4796 ; EnlaceWEB: https://picklemed.com/ ; Contacto: picklemed@gmail.com
PickleMED | Barcia 2020.
Código de Registro | PickleMED. PMCB264