Ser el Mejor no siendo el mejor.

Autor.

Barcia Poveda Carlos, Lic.

Objetivo Principal.

Demostrar en base un análisis la existencia de quienes proclaman ser los mejores y de quienes en realidad se los puede considerar los mejores.

Situación basada a la realidad | PickleMED.

¿Te consideras el mejor? ¿Piensas que no hay nadie mejor que tú en el mundo? ¿Sientes que eres dueño de la verdad absoluta? ¿Tienes la valentía de ir por el mundo anunciando que eres el mejor? ¿Lo consideras correcto? ¿Lo consideras humilde? Quizá para nuestras madres o padres e incluso esposa e hijos, siempre seamos “Lo mejor” y eso es muy normal ya que nos miran por medio de sus sentimientos, pero en la vida real ¿Lo somos? Durante nuestra infancia en la etapa escolar aprendemos lo importante que es estudiar para poder salir adelante, pasamos por muchos altos y bajos; existen casos donde niños prodigiosos no tienen jamás una mala nota tristemente esos niños crecen con la mala fortuna de ser muy egocéntricos y ególatras ya que se acostumbraron a que todo se resuelve de la manera fácil como si fuera una pregunta trivial; la otra parte de los niños crecen pero algunos aprenden lo que es actuar con humildad para llegar a cumplir sus objetivos y otros tomarán malas decisiones que los conlleven a tener una realidad muy triste llena de necesidades.

La pregunta es ¿Quién es el mejor? Sucede que la gran mayoría siempre va a responder que el mejor es la persona que está mejor preparada ¿Será cierto? ¿Acaso el mejor es aquel que nunca aprendió a caerse y a levantarse? Durante nuestra preparación académica podemos evidenciar a muchas personas con una muy excelente habilidad para “memorizar” los contenidos y siempre responder bien en las pruebas, con lo cual eso les llevará a jamás fallar en un examen, todos desearíamos tener esa habilidad pero la misma tiene una lado bueno y otro muy malo; el primero es aquel donde te llenas de triunfos desde niño hasta ser un profesional y lo malo es que un gran número de personas con la misma cualidad tienen la poca grata tendencia a ser egoístas, ególatras y muy poco humildes personas que se encargan de humillar a los demás siendo incapaces de compartir sus conocimientos; el problema es que la menor parte de estas personas hacen lo opuesto, es decir comparten y son humildes sabiendo que en la vida lo correcto es dar sin esperar recibir, sin embargo la pregunta es ¿Quién es el mejor? ¿Cómo lo sabemos?

¿Acaso el mejor será la persona que con un talento y vocación busque siempre brindar el mejor resultado? ¿Acaso el mejor será quien no le interesa eso pero es el que está mejor preparado? ¿Quién es el mejor? ¿Será aquel que siendo mejor preparado no logra cumplir con los resultados esperados? ¿Sera aquel que teniendo una preparación moderada logra siempre resultados satisfactorios? Sucede que en el mundo existen personas que caminan por la vida vendiendo la imagen de ser “lo mejor” o “el mejor” en cualquier cosa ¿será eso correcto? Por supuesto que no, ¿Por qué? simplemente porque el mejor no es quien le sobra el dinero para rellenarse de títulos y es incapaz de dar un buen resultado, la persona que es el mejor es quien NO DICE QUE ES EL MEJOR y espera siempre dar resultados satisfactorios con el fin de servir.

La humildad, sencillez, ética, respeto, moral y el principio bioético de la no maleficencia son características claves para darnos cuenta que aquella persona es capaz de lograr grandes cosas en la vida, brindando los mejores resultados, el mejor no se proclama como tal, el mejor no hace nada más que hacer su trabajo; si el mundo lo quiere considerar como “el mejor en algo” será decisión del mundo y sus personas en pensar así pero jamás será visto como un acto de humildad el hecho de caminar por el mundo vendiendo una imagen que no tienen muchas personas.

Debemos aprender siempre que la vida está llena de fracasos, de caídas tan duras que quizá sean muy difícil de superar y lograrnos levantar; sin embargo lo importante no es contar nuestros fracasos, lo importante es contar las veces que realmente fuimos valientes y nos hemos podido levantar para seguir adelante, el mundo no está para ser mejores o peores, el mundo existe para poder vivir una vida haciendo lo correcto, la mayor retribución que podemos darle a la vida es la siempre dar sin esperar recibir ni un “gracias” ¿Por qué? sencillamente porque cada que hacemos una acción buena que ni siquiera fue objeto de un agradecimiento debemos saber que la vida ya nos agradeció ¿de qué forma? De la única forma que existe y esa es darnos la oportunidad de seguir vivos para caminar hacia el futuro, haciendo las cosas diferentes siendo diferentes.

Fecha de Publicación: 2020/Julio/12; Autor. Barcia Poveda Carlos, Lic.; ORCID. https://orcid.org/0000-0003-0542-4796 ; EnlaceWEB: https://picklemed.com/ ; Contacto: picklemed@gmail.com
PickleMED | Barcia 2020.
Código de Registro | PickleMED. PMCB281