COVID-19 | Impacto Psicológico y Emocional del personal de Enfermería.

Autor.
Barcia Poveda Carlos, Lic.
PickleMED | Director & Productor.
picklemed@gmail.com

Objetivo Principal.

Realizar un análisis en base a la realidad sobre el impacto psicológico y emocional provocado por el CoV-19 relacionado al personal de enfermería.

Situación basada a la realidad.

¿Qué sucede cuando el CoV-19 está perjudicando al desarrollo psicológico y emocional de cierto grupo de enfermeras o enfermeros? ¿Qué grupo de enfermeras y enfermeros profesionales son los que realmente se afectan? ¿Cuáles son los factores que influyen a una afección psico-emocional? Sucede que en el entorno laboral podemos evidenciar dos tipos de realidad (la realidad del personal profesional que realmente le afecta toda esta situación y la realidad del personal que no es profesional) ¿Cuál es el problema con los profesionales? Sucede que muchas veces desde la perspectiva publica nos olvidamos que ellos son seres humanos con familias, padres, amistades y tienen vidas personales mismas que están abandonando por cumplir con su responsabilidad, muchas lo harán por vocación y talento al principio pero después de un tiempo es donde la necesidad humana empieza a florecer y esa vocación o talento se transforman en una tensión que obliga a la persona a trabajar para no perder su empleo.

En muchas localidades podemos evidenciar como existen muchas personas desempleadas incluyendo a profesionales de la salud, es decir que no siempre el tener un titulo de personal de salud te faculta a pensar que tendrás la buena vida garantizada ya que existen colegas que siendo mejor preparados están años desempleados emprendiendo todo tiempo de negocio para sobrevivir; es ese el pánico colectivo que muchos profesionales residentes viven debido al temor de perder sus empleos ya que en tiempo de pandemia es muy difícil que instituciones públicas o privadas contraten nuevo personal; psicológicamente esto afecta a lo largo del tiempo a los profesionales de enfermería que cumplen con su deber en ir a trabajar con pacientes infectados por CoV-19, poniendo en riesgo sus vidas y la de sus familiares, la realidad es que muchos profesionales de enfermería se han contagiado del CoV-19 y por orden médica debieron hacer aislamiento obligatorio en las unidades de cuidado como un paciente más ya que representan un peligro por ser individuos con riesgo potencial de transmisión.

Este tipo de situaciones genera una afección psicológica y emocional ya que se ven obligados a alejarse de sus familiares y seres queridos; de la misma manera existen situaciones donde la presión laboral es muy exigente al punto donde les duplican las guardias al personal haciendo que muchos accedan con el riesgo de padecer agotamiento físico asociado al estrés laboral y muchos otros deciden renunciar o esperar el despido, la pregunta es ¿Entonces, cuales son los factores que influyen en esta afección que sufre el profesional de enfermería? la respuesta es sencilla y la podemos identificar a simple vista ya que los factores más considerables son la economía, la oportunidad laboral, demografía, política, justicia, etc. En varias localidades existe el temor del desempleo y por eso vemos a profesionales haciendo todo lo posible para evitar el despido incluyendo rebajarse a prácticamente ser considerados secretarios o asistentes del personal médico ¿Y por qué? Sencillamente porque hay unidades de cuidados donde injustamente el médico tiene la potestad en influir para que despidan a una persona por un error cometido, lo cual es un acto de completa injusticia.

El estado emocional de las mujeres u hombres profesionales de enfermería también resulta afectado en el aspecto de que el estrés laboral y la presión o tensión por el temor al despido generan conductas de riesgo para con la sociedad a la que frecuenta es decir que el estado emocional se representa afectado en modo de anti-socialidad (comportamiento antisocial) e incluso conductas de rechazo con tendencias violentas para con sus semejantes; de la misma manera hay casos donde una afección emocional se puede representar a modo de depresión debido a que el ser testigo de tanto sufrimiento y muertes por el CoV-19 psicológicamente afecta a los profesionales de enfermería quienes hacen labor de cuidado y contacto directo con aquellos usuarios, la pregunta es ¿Quién piensa en los profesionales de enfermería? ¿Por qué los profesionales de enfermería deben ser los obreros de los hospitales y clínicas? ¿Por qué el sistema de salud mundial no hace conciencia de que todo el equipo de salud debe trabajar por igual para el fin común de recuperar o estabilizar a un paciente agonizante? Las respuestas a esas preguntas es que existe mucho desinterés y “quemeimportismo”  con lo cual todo el mundo opta por comportarse de manera competitiva sin importar nada ni a nadie.

Sin embargo ¿Cuál es el problema con el personal de enfermería que no es profesional? Sucede que es en esta situación donde evidenciamos tres cosas (la meca de la irreverencia, un alto grado de quemeimportismo y un lado humano) la pregunta es ¿Cómo y cuándo podemos evidenciar esos escenarios? Sencillamente es evidenciable cuando personas que no son profesionales de enfermería actúan sin interesarle la vida de los pacientes, su propia vida y tristemente su expresión frente a las situaciones denota un grado incuantificable de “quemeimportismo” ¿Por qué pasa eso? Pasa porque lógicamente al no ser profesionales no han recibido la preparación sobre humanidad, desarrollo personal, no han tenido contacto con los pacientes, no se han preparado en base a la teoría, es decir que únicamente ejercen la practica pero resulta que la realidad verdadera es donde sabemos perfectamente la enfermería no solo es práctica, la enfermería de Nightingale, Gordon, Orem, Henderson, Newman, Watson, entre otras es una enfermería HUMANIZADA donde el personal que atiende al paciente brinda un trato y un servicio apegado a la esencia de saber ser humanos independientemente de las técnicas porque la enfermería proviene de la labor maternal de saber cuidar y para saber imitar ese sentir de una madre lo primero que debemos hacer es saber ser humanos, por esa razón es que lograremos evidenciar a mucho personal de enfermería no profesional que ejerce muy bien la practica pero sin emprender el trato humano.

El gran problema de la sociedad es que en nuestro presente, la sociedad vive perturbada, es decir que vive como mejor le parece, actúa como mejor le resulten las cosas y piensa lo primero que se le haga más fácil hacer; la pregunta es ¿Quién piensa en los profesionales de enfermería que ven morir a sus pacientes y que luego deben empaquetarlo para enviarlos a las morgues? ¿Quiénes piensan en aquellos pacientes que cuando te miran a los ojos te transmiten el sentimiento de no querer morirse? El CoV-19 ha sacado lo peor de todos nosotros en muchos aspectos ya que los políticos roban descaradamente los insumos de los usuarios que a día de hoy mueren en los pavimentos, los profesionales de la salud en general atienden por atender, enfermeros ejercen sin ser profesionales o al menos estar habilitados, es decir todo el mundo hace y deshace como mejor le parece, la pregunta es ¿Quién controla todo este sistema que el CoV-19 ha perjudicado?

Psicológica y emocionalmente ¿Quién ayuda a los enfermeros profesionales a poder restablecer su salud mental después de todo esta pandemia? El hecho de ser muy estudiados no quiere decir que seamos inmortales porque para ser médico o enfermero profesional debemos siempre tener en claro que la Ciencia en salud debe ejercerse con humanidad independientemente de la vocación o el talento, la práctica y la experiencia llegan solas pero la humanidad nace con uno mismo ya que de ahí parte la vocación de servir a quienes nos necesitan; el impacto que ha provocado el CoV-19 es grave y así como hay gente muy preparada trabajando para lograr encontrar una vacuna de la misma forma hay personas que caminan por las calles como que si la vida fuera un premio de un juego donde se gana o se pierde; el personal de enfermería no solo debe sentarse a manejar papeles, anotar lo que diga el médico y a esperar para entregar su guardia, los profesionales de enfermería deben hacer un trabajo de calidad y calidez brindando un servicio que denote su necesidad por trabajar por aprender, por emprender y por fortalecer el conocimiento, no podemos dejar que problemas de salud mundial como el CoV-19 nos tensione a tal punto de vivir pensando que por un error simple podemos perder nuestros empleos, somos humanos para cometer muchos errores pero debemos ser responsables para aprender y saber que la siguiente vez debemos hacerlo mejor.

Fecha de Publicación: 2020/Agosto/10; Autor. Barcia Poveda Carlos, Lic.; ORCID. https://orcid.org/0000-0003-0542-4796 ; EnlaceWEB: https://picklemed.com/ ; Contacto: picklemed@gmail.com
PickleMED | Barcia 2020.
Código de Registro | PickleMED PMCB319