COVID-19 | Realidad en un Servicio de Emergencia.

Autor.
Barcia Poveda Carlos, Lic.
PickleMED | Director & Productor.
picklemed@gmail.com

Objetivo Principal.

Describir en base un análisis situacional apegado a la realidad de los pacientes con CoV-19 en un área de emergencia.

Situación basada a la realidad.

¿Qué es un paciente enfermo por CoV-19? ¿Cómo sabemos que hacer y que indicaciones seguir? ¿Qué debemos esperar del médico tratante? ¿Qué acciones cumple el personal de salud? ¿A más de la bibliografía, cual es la realidad de un paciente aislado por CoV-19? El desarrollo de este articulo será describir en base a la realidad ¿Cuál es el estado de muchos pacientes? Debido a que muy fácil es leer artículos que se derivan de contenidos bibliográficos o de información referencial que no se apega a la realidad situacional de un área de emergencia; en este contenido mostraremos la realidad del paciente con CoV-19.

En  muchas localidades, en casas de salud han adaptado sus instalaciones para convertirlas en áreas de aislamiento por CoV-19, es decir que unidades de emergencias, hospitalización e incluso hasta quirófanos han sido rotulados, señalados y adaptados como centros de atención prioritaria para pacientes con CoV-19 ¿Es correcto eso? Por supuesto que si ¿Por qué? Sencillamente porque un hospital o clínica debe estar siempre a disposición de brindar un servicio a los pacientes solicitantes con lo cual lo más sensato es adaptar sus instalaciones en base a la problemática de salud actual con el fin de ampliar la cobertura ¿Quiénes forman parte del equipo de salud? Médicos intensivistas, médicos generales, licenciados en imagenologia, terapia física, terapia respiratoria, especialistas en neumología, cardiología y como siempre no puede faltar jamás la participación del personal profesional de enfermería y sus colaboradores auxiliares, todos ellos hacen el equipo de salud que atienden a los pacientes con CoV-19.

Resulta que en estas casas de salud que son adaptadas para pacientes CoV-19 positivos; manejan un estricto régimen con su personal para garantizar el cumplimiento de las medidas de bioseguridad, lo bueno de muchas casas de salud privadas es que ellos proporcionan los insumos de protección a su personal, lo malo de las unidades del servicio público es que no todas hacen lo mismo que el privado; una vez dentro de la casa de salud la pregunta es ¿Qué evidenciaremos en una unidad de emergencia para pacientes con CoV-19? Y la respuesta no es de sorprenderse ya que evidenciaremos al personal de enfermería realizando sus actividades en equipo, es decir a las colaboradoras auxiliares trabajando con sus pacientes bajo la supervisión del Licenciado/a quien hace labor administrativa y de cuidado directo; sin embargo ¿Cual es circuito de acciones que se ejecutan a raíz de la llegada de un paciente?

Cada paciente llega en ambulancia, el médico realiza la valoración inicial junto al profesional de enfermería quien sigue las indicaciones del médico, es decir que colocan una vía periférica, toman muestras para laboratorio, realizan un test de CoV-19 (rápido) proceden a ingresarlo en un área con respiración asistida por cánula de oxigeno, monitorización hemodinámica, fluidoterapia + medicación prescrita, cuidados primarios (cambios  posturales, control de permeabilidad de vía periférica, etc.) muchas veces el médico solicita muestra para gasometría arterial con lo cual el licenciado debe solicitar la jeringuilla heparinizada + una jeringuilla común de 5 o 10ml para realizar la primera punción, posteriormente se envía a laboratorio con el fin de valorar el estado fisiológico de los pulmones y el nivel de complejidad en afección a causa del CoV-19; en algunos casos muchos pacientes llegan con mucho dolor y es recomendable solicitar al médico la prescripción e indicación respectiva para de esa manera poder administrar por bomba a 5 o 10ml/h una terapia del dolor; muchos prescriben fármacos psicotrópicos como el fentanilo pero todo depende de la condición del usuario.

Existen casos donde llegan pacientes muy complicados y se debe proceder a realizar una canalización de tubo endotraqueal mismo que es realizado por el terapista respiratorio o por el médico, la labor del enfermero es preparar los insumos  que se necesiten (tubo endotraqueal, soluciones para la asepsia, filtros para conexión de los tubos de respiración mecánica invasiva con el ventilador, guantes estériles, esparadrapo, etc.) una vez canalizado e instalada la ventilación mecánica el médico prescribe mucoliticos, broncodilatadores, relajantes musculares, psicotrópicos, etc., e incluso se presentan casos con pacientes que están gravemente comprometidos a nivel cardiovascular donde se le prescribe una bomba de infusión con norepinefrina es decir (una o dos ampollas diluidas en 50ml y conectadas a una bomba que les administra en dosis mínimas) con el fin de controlar un cuadro de hipotensión por debajo de lo 50/50 y saturación de 60%; entonces ¿Qué acciones hace el personal de enfermería en estos casos?

El personal de enfermería realiza control y registro de líquidos, medicación (kardex), signos vitales, dieta (misma que es prescrita por el médico), control del funcionamiento de las bombas y sus circuitos instalados, administración de medicamentos según la prescripción del médico, cuidados primarios y exhaustivos en pacientes con riesgo de UPP; entre muchas más que se presentan en función del tipo de paciente; cuando hablamos de las dietas es muy importante destacar que cada dieta es diferente, es decir habrán pacientes en estado NPO, otros con dieta líquida, otros con dieta general, etc., es decir que pueden variar dependiendo de la valoración medica sobre el estado y evolución del paciente pero la dieta más importante en un área de CoV-19 es la de los pacientes con SNG ¿Por qué? Sencillamente porque previo a la canalización endotraqueal realizan un procedimiento donde instalan una sonda desde la nariz hasta el estomago con el fin de proporcionar los medicamentos como pastillas o soluciones por este medio con una jeringuilla de guyon la cual debe ser única y de uso exclusivo del paciente.

También hay casos donde las dietas se prescriben a nivel parenteral es decir con una solución de aproximadamente 1875ml de kcalorias  que por medio de una bomba a unos 21ml/h deben ser administradas previo a la indicacion y prescripción médica, naturalmente esto se realiza para pacientes cuya función estomacal está comprometida y es incapaz de metabolizar los alimentos con lo cual se requiere proporcionar medidas de control nutricionales para evitar pérdida de peso; cabe recalcar que el flujo, el tipo de nutrición parenteral debe ser indicada y prescrita por el médico, es decir que si no está debidamente sellado, firmado con su aval profesional, el personal de enfermería no debe administrar absolutamente nada.

Otro tipo de pacientes son aquellos que por complicaciones en su función renal, hepática, respiratoria o cardiovascular, el médico opta por decidir instalar una vía central y otra a nivel sub-clavia es decir (arterial) donde toda la fluidoterapia se administraría por ese medio ¿con que fin? Simplemente porque al ser paciente CoV-19 positivo será evidente que su permanencia en la casa de salud ser muy larga con lo cual no pueden estar puncionando cada 3 días al paciente para el cambio de una vía periférica a más de eso los resultados del laboratorio lo valida como un procedimiento necesario, lo importante de este procedimiento es que una vez realizado el personal de enfermería debe controlar que el lumen de cada conector se encuentre completamente permeable; para este procedimiento el enfermero profesional debe solicitar el equipo correspondiente, debe preparar el material estéril a utilizar, soluciones para la asepsia, un tacho rojo para el descarte de apósitos, gasas, guantes estériles, jeringuillas,  tubos para recolección de muestras (en caso de ser necesario) y a su vez debe circular en el procedimiento.

De la misma manera otro procedimiento de control y cuidados prioritarios es la canalización de sonda vesical, el cual consiste en instalar una sonda a nivel de vejiga urinaria para facilitar la micción del usuario y prevenir un globo vesical o evitar la retención de líquidos, la sonda se debe cambiar cada 8 días pero hay unidades que lo hacen cada 15; los cuidados en estos casos se relacionan directamente al control de líquidos ya que podemos calcular la diuresis horaria, gasto urinario e incluso nos facilita la toma de muestras para urocultivo.

No debemos olvidar que todo paciente con CoV-19 debe siempre manejar una respiración asistida sea con cánula, mascarilla con reservorio, venturi, ventilación mecánica invasiva, etc., este tipo de pacientes también por indicación médica en muchos casos deben ser pronados, es decir (acostado boca abajo) ¿para qué? Sencillamente porque los paciente con CoV-19 tienden a comprometer la función respiratoria a nivel basal con lo cual para evitar complicaciones al acostarlo en posición prono se logra que las paredes pulmonares en su trabajo respiratorio no realicen esfuerzo, naturalmente el médico indica que esto se realice por horas y a veces indica que el paciente debe dormir en esa posición.

Otro caso muy habitual en paciente con CoV-19 se da en las UCI donde existen pacientes con gastrostomía es decir (una apertura del estomago hacia el exterior conectada por medio de una sonda extensora) esa sonda extensora sirve para administrar directamente la medicación, alimentación, en muchos caso hasta hidratación; lo clave en esta situación es garantizar que los alrededores de la sonda no se encuentre enrojecido, se deben realizar asepsia de la zona, proteger con gasa y evitar el que la sonda tenga contacto con el exterior para evitar la proliferación bacteriana ¿Por qué? Sencillamente porque al tener un sistema extensor que conecta directamente al ambiente, la sonda representa un riesgo potencial si esta al contacto de cualquier superficie por esa razón se recomienda cubrir por completo y únicamente utilizar para lo que el médico indique.

Existen muchos procedimientos, muchas situaciones, muchas causas, motivos, razones o circunstancias pero siempre debemos recordar que esa persona tiene fe en que pronto saldrá de ahí y saldrá sin ningún “tubo” debemos hacer conciencia de que así como están ellos quizá podamos estar nosotros, recordemos que nuestro trabajo no es solo saber hacer, es también saber pensar y saber ser; porque si no sabemos ser humanos desde un principio  será muy difícil garantizar un cuidado de calidad, los pacientes no son un compendio de situaciones que utilizamos para lucirnos diciendo o hablando con mucha terminología, los pacientes sufren, sienten y no somos nadie para impedirles que en lugar de tener un tubo en la tráquea, ellos estén en sus hogares con sus familias; quizá la causa del contagio de CoV-19 sea culpa de no haber llevado una vida con cuidado pero ¿Quiénes somos nosotros para juzgar? El personal de salud pelea con la muerte a diario para evitar perder una vida más, un paciente no es un “paquete” al que le haces todo lo que el médico ordene y fin; el equipo de salud está para trabajar en grupo y luchar contra toda situación o enfermedad que padezca un paciente, no olvidemos que en nosotros está depositada su fe, no busquemos hacer las cosas perfectas porque lo único que encontraremos son fallas nuestras ya que la verdadera perfección es aquella que se hace siendo el ser más imperfecto del mundo.

Fecha de Publicación: 2020/Agosto/12; Autor. Barcia Poveda Carlos, Lic.; ORCID. https://orcid.org/0000-0003-0542-4796 ; EnlaceWEB: https://picklemed.com/ ; Contacto: picklemed@gmail.com
PickleMED | Barcia 2020.
Código de Registro | PickleMED PMCB321