Nightingale | Un Sueño profético ¿Se ha cumplido?

Autor.
Barcia Poveda Carlos, Lic.
PickleMED | Director & Productor.
picklemed@gmail.com

Objetivo Principal.

Describir en base un análisis situacional apegado a la realidad si el sueño profético de Florence Nightingale se cumplió después de 150 años.

Situación basada a la realidad.

Florence Nightingale alrededor del año 1870 mencionó que en “unos 150 años” el mundo podría evidenciar el tipo de enfermería que ella soñó siendo justamente en este año tan difícil para los sistemas de salud del mundo en especial para todos los enfermeros profesionales, Nightingale soñó con un tipo de enfermería donde deseaba que existiera una mujer, profesional, autónoma, cercana a los pacientes y con un conocimiento distinto al del médico, porque en muchos niveles la enfermería es considerada arte y ciencia; desde aquella época hasta el presente estamos hablando aproximadamente del año 2020; la pregunta es ¿se cumplió el sueño profético de Florence? ¿En varias localidades del mundo se ha cumplido aquella visión de ver su sueño hecho realidad? ¿El personal de enfermería es completamente profesional, autónomo, cercano a los pacientes y con un conocimiento distinto al del médico? La respuesta es NO.

Infortunadamente se ha cumplido nada de lo que la Gran Florence Nightingale soñó ¿Por qué? Sencillamente porque existen países en el mundo donde la enfermería está siendo objeto de la promiscuidad mercantilista de los falsos profesionales que únicamente buscan enriquecer sus bolsillos a costa de la necesidad de estudiantes por aprender; la realidad de la enfermería profesional en muchas localidades del mundo es la de un grupo de charlatanes que usan la misma con el fin de lucrarse para garantizar un puesto burocrático en algún tipo de institución universitaria, de la misma manera existen personajes que siendo profesionales se toman la atribución de convocar a seminarios cuando ni siquiera tienen vida hospitalaria; la triste realidad de la enfermería académica en muchos lugares ya no es la que evidenciamos en Marjorie Gordon sino la de un grupo de señoras o señores que piensan que el hecho de tener muchos prefijos profesionales les da un grado de superioridad.

El sueño Nightingale no se cumplió cuando vemos a estudiantes de enfermería humillados, discriminados e incluso incitados a renunciar a la carrera por parte de sus docentes quienes se creen en la posición de decidir quién tiene o no vocación para la enfermería cuando ellos son el pésimo ejemplo a seguir. Sin embargo ¿Qué sucede a nivel social? La enfermería en muchos países es una plataforma para una posición de un cargo público o cargo político; sucede que se forman agrupaciones, organizaciones o asociaciones con un “supuesto” principio de ayudar a quienes lo necesiten en base a la ética de enfermería cuando en realidad solo son un grupo de personas a quienes no les gusta ni les interesa hacer vida hospitalaria buscando como ganar un sueldo de la manera fácil sin tocar a un paciente.

A día de hoy existen personas que se dicen llamar “Doctoras en Ciencias de la Enfermería” cuando ni siquiera una vía periférica saben canalizar, únicamente al igual que un microorganismo necesitan de otro vivo para sobrevivir en este caso de los estudiantes; resulta que aquellas “doctoras” en muchas localidades viven de ser tutoras de trabajos finales de culminación de carrera y otras se atreven a proclamar el pésimo mensaje de que la empatía con el paciente no es importante sino que lo único que debe interesarnos es hacer nuestro trabajo, cabe recalcar que el tipo de personajes que mencionamos en este apartado es el lado negativo de las que se hacen llamar “Doctoras” ya que en la vida real también existen personas que con ese titulo saben ser y ejercer la docencia sin perder la esencia humanista de la enfermería; de la misma manera existen todo tipo de charlatanes que venden una imagen de muy conocedores cuando en realidad no saben hacer absolutamente nada ¿Es justo eso para la sociedad? Lo peor de todo es que dentro de ese grupo existe otro selecto que se denominan “investigadoras” quienes no descubren absolutamente NADA solo pasan generando alargues de temáticas para que las instituciones de educación superior no las puedan despedir; no obstante este tipo de personajes se dan el lujo de minimizar, menoscabar, menospreciar y rechazar a los estudiantes que demuestran un talento de innovar haciéndoles sentir que nada puede ser creado si no es bajo la sombra de ellas ¿Es eso justo para la sociedad?

De igual forma existe la otra cara de la moneda donde hay excelentes docentes quienes les gusta compartir e impartir sus conocimientos con sus estudiantes, estas personas son muy selectas y son quienes impulsan a los estudiantes a generar un nuevo conocimiento; sin embargo ¿Existen en abundancia estos profesionales? Tristemente no, este tipo de docentes son aquellos que no necesitan tanto prefijo o tanto adorno en su titulación para hacer un excelente trabajo ayudando a formar a futuros profesionales.

¿Qué podemos decir de la enfermería en la vida hospitalaria? ¿Se cumple aquí el sueño profético? Sucede que no se cumple nada aquí porque así como hay profesionales excelentes que ejercen la enfermería con talento, vocación y respeto; también hay enfermeros profesionales que solo trabajan por ganar un sueldo sin importarle la vida de los pacientes, existen personal de apoyo (auxiliares o técnicos) ejerciendo competencias profesionales, existen todo un equipo de enfermería trabajando de mala gana con sus pacientes, existen entre profesionales situaciones como los malos tratos, competencia, egoísmo, hipocresía, envidia, irrespeto, etc., ¿Quién controla este tipo de situaciones? ¿Quién mejora la calidad del servicio de enfermería? ¿Esta es la realidad que Nightingale esperaba ver en 150 años? Evidentemente nadie nos va a contar la verdad de la enfermería en muchos aspectos, nadie te va a decir que en muchas localidades el enfermero es visto como un simple secretario o asistente, nadie te enseñará que existen lugares donde el enfermero no puede hacer nada sin el temor al despido por parte de la influencia de los médicos, nadie te enseñará que en muchas partes del mundo el personal de enfermería no es autónomo ni cercano a sus pacientes; la mayoría de los textos adornan la realidad de la enfermería.

Sin embargo muy pocas versiones de la realidad te van a mencionar lo que viven los internos de enfermería en sus ubicaciones pre-profesionales, las humillaciones y rechazos que viven; de igual forma todo lo que vive el estudiante con enfermeras profesionales que les pesa 1kg de humildad el hecho de enseñarle a un joven sobre su trabajo o su experiencia mencionando que “nadie les enseñó” o que “aprendieron solas”; siendo realistas es verdad que la enfermería es una forma artística de hacer ciencia en relación a cuidados individualizados a pacientes  pero también es verdad que existen personas que son egoístas, mediocres y miserables que lastimosamente su falta de humildad las ubica en una percha donde estarán destinadas al olvido sin haber dejado un legado de su formación y carrera profesional.

Todo lo anteriormente mencionado no pasa en sitios específicos; estas situaciones suceden en muchas partes del mundo cuyas personas lectoras que se sientan identificadas se darán cuenta que la evidencia de un artículo que busque la respuesta o reacción fenomenológica se puede plasmar en un contenido que describa la realidad de la enfermería desde muchos enfoques, la pregunta es ¿Se cumplió el sueño de Florence? ¿Qué pensaría ella al evidenciar lo que se acaba de describir aquí? Nightingale era una visionaria, fue la primera en creer que en la vocación está el verdadero resultado, ¿Cuál es tu pensamiento? ¿Crees que se cumplió el sueño de Florence?

Fecha de Publicación: 2020/Agosto/22; Autor. Barcia Poveda Carlos, Lic.; ORCID. https://orcid.org/0000-0003-0542-4796 ; EnlaceWEB: https://picklemed.com/ ; Contacto: picklemed@gmail.com
PickleMED | Barcia 2020.
Código de Registro | PickleMED PMCB327