CISTITIS | Información básica.

Autor.
Barcia Poveda Carlos, Lic.
PickleMED | Director & Productor
picklemed@gmail.com

Resumen.

La cistitis es frecuente entre las mujeres, particularmente durante el periodo fértil. Algunas mujeres tienen episodios repetidos de cistitis. Existen varias razones por las que las mujeres son propensas, siendo las más destacables la escasa longitud de la uretra y la proximidad de esta con la vagina y el ano, donde se localizan habitualmente las bacterias. La cistitis se define por un cuadro clínico característico de dolor o escozor miccional, frecuencia miccional muy aumentada y escasa (polaquiuria), sensación permanente de deseo miccional (tenesmo) y a veces orina sanguinolenta (hematuria); la cistitis también puede causar síntomas no relacionados con la micción, como fiebre o confusión. Las personas cuya vejiga funciona de forma inadecuada como consecuencia de una lesión nerviosa. Habitualmente los médicos diagnostican la cistitis a partir de sus síntomas. Se recoge (en un envase esterilizado) una muestra de orina del chorro medio, de modo que no se contamine con las bacterias de la vagina o del extremo del pene. Mojando en la orina una tira de papel especial, se realizan dos pruebas simples y rápidas para detectar sustancias que no suelen estar presentes.

Palabras Claves: infección, micción, vejiga, enfermedad, bacteria.

Abstract.

Cystitis is common among women, particularly during the fertile period. Some women have repeated episodes of cystitis. There are several reasons why women are prone, the most notable of which is the short length of the urethra and its proximity to the vagina and anus, where bacteria are commonly found. Cystitis is defined by a characteristic clinical picture of voiding pain or burning, greatly increased and scant voiding frequency (frequency), permanent feeling of voiding desire (tenesmus), and sometimes bloody urine (hematuria); Cystitis can also cause symptoms unrelated to urination, such as fever or confusion. People whose bladder works improperly as a result of a nerve injury. Doctors usually diagnose cystitis based on its symptoms. A urine sample is collected (in a sterile container) from the midstream so that it does not become contaminated with bacteria from the vagina or the end of the penis. By dipping a strip of special paper in the urine, two simple and quick tests are performed to detect substances that are not usually present.

Key Words: infection, urination, bladder, disease, bacteria.

1. Validación Teórica & Bibliográfica | PickleMED.

1.1. Validación Teórica.

La cistitis es la inflamación aguda de la vejiga urinaria, con infección o sin ella. Etimológicamente, como todos los términos médicos acabados en “-itis”, hace referencia a la inflamación de un órgano; Puede tener distintas causas. La causa más frecuente de cistitis es la infección por bacterias gram negativas, destacando entre todas la Escherichia coli. Para que un germen produzca cistitis primero debe colonizar la orina de la vejiga (bacteriuria) y posteriormente producir una respuesta inflamatoria en la mucosa vesical. Diversos estudios evidencian que la ingesta de arándano rojo americano puede prevenir o acelerar el proceso de curación de la cistitis. Esto se cree que es debido a la acción de las proantocianidinas y a su capacidad para evitar la adhesión de la bacteria E.Coli a la vejiga urinaria.

1.2. Validación Bibliográfica.

Según lo mencionado por la MayoClinic (2018) «Cistitis» es el término médico para la inflamación de la vejiga. La mayoría de las veces, la inflamación es causada por una infección bacteriana y se llama «infección urinaria». Una infección en la vejiga puede ser dolorosa y molesta, y puede volverse un problema de salud grave si la infección se disemina a los riñones (…) Para los niños pequeños, tener nuevos episodios de orinarse accidentalmente durante el día puede ser un signo de infección urinaria. Mojar la cama a la noche cuando están solos probablemente no esté asociado a una infección urinaria (…) Si tienes la necesidad constante de orinar o dolor cuando orinas durante varias horas o más, o si ves sangre en la orina, llama a tu médico. Si te diagnosticaron una infección urinaria en el pasado y tienes síntomas parecidos a una infección urinaria anterior, llama a tu médico (…) Con menos frecuencia, la cistitis aparece como una reacción a determinados medicamentos, a la radioterapia o a irritantes potenciales, como los aerosoles de higiene femenina, los geles espermicidas o el uso prolongado de un catéter. La cistitis también puede aparecer como una complicación de otra enfermedad, (MayoClinic, 2018).

No obstante Imam, T. (2018) nos indicó que; La cistitis es frecuente entre las mujeres, particularmente durante el periodo fértil. Algunas mujeres tienen episodios repetidos de cistitis. Existen varias razones por las que las mujeres son propensas, siendo las más destacables la escasa longitud de la uretra y la proximidad de esta con la vagina y el ano, donde se localizan habitualmente las bacterias. Las relaciones sexuales también contribuyen de algún modo, porque el movimiento puede causar una cierta tendencia de las bacterias a alcanzar la uretra, desde donde ascienden hasta la vejiga. Las mujeres embarazadas son especialmente propensas a sufrir cistitis, porque el embarazo de por sí afecta el vaciado de la vejiga (…) El uso de diafragma aumenta el riesgo de desarrollar cistitis, posiblemente porque el espermicida utilizado suprime las bacterias propias de la vagina y permite el crecimiento de las bacterias que causan cistitis. Mantener relaciones sexuales con un hombre que usa un condón recubierto con espermicida también aumenta el riesgo (…) La disminución en la producción de estrógenos que ocurre después de la menopausia puede provocar el adelgazamiento de los tejidos vaginales y vulvares alrededor de la uretra (uretritis y vaginitis atróficas) y aumentar así la propensión de la mujer a episodios repetidos de cistitis. Además, una caída (prolapso) del útero o de la vejiga puede provocar el vaciado defectuoso de la vejiga y predisponer a la cistitis, (Imam, T., 2018).

Sin embargo, Villacampa, F. (2020) menciona que; La cistitis se define por un cuadro clínico característico de dolor o escozor miccional, frecuencia miccional muy aumentada y escasa (polaquiuria), sensación permanente de deseo miccional (tenesmo) y a veces orina sanguinolenta (hematuria). El cuadro cursa siempre sin fiebre (…) Si el órgano afectado es el riñón, el cuadro se denomina pielonefritis aguda y se caracteriza por fiebre, escalofríos, dolor lumbar, malestar (…) Después del E. Coli, los gérmenes más comunes son: Proteus, Klebsiella, Enterobacter, Citrobacter, Pseudomona, Serratia, Stafilococo Streptococo Faecalis y, especialmente, el Stafilococo Saprofíticus (15% de las infecciones en mujeres sexualmente activas) (…) Para considerar que existe una cistitis, el crecimiento de bacterias en el cultivo de orina debe demostrar bacteriuria significativa. Después, es necesario identificar la localización anatómica de la infección, utilizando los síntomas clínicos y, si es necesario, exploraciones complementarias, (Villacampa, F., 2020).

1.2.1. Datos Conceptuales.

Clasificación.

  • Cistitis Bacteriana. Las infecciones de las vías urinarias suelen ocurrir cuando las bacterias que se encuentran fuera del cuerpo ingresan en las vías urinarias a través de la uretra y comienzan a multiplicarse. La mayoría de los casos de cistitis se producen por un tipo de bacteria Escherichia coli (E. coli).
  • Cistitis intersticial. La causa de esta inflamación crónica de la vejiga, también denominada «síndrome de vejiga dolorosa», es poco clara. La mayoría de los casos se diagnostican en mujeres. La afección puede ser difícil de diagnosticar y tratar.
  • Cistitis inducida por los medicamentos. Ciertos medicamentos, especialmente los de quimioterapia ciclofosfamida e ifosfamida, pueden producir inflamación de la vejiga cuando sus componentes descompuestos son expulsados del cuerpo.
  • Cistitis por radiación. El tratamiento con radiación de la zona pélvica puede producir cambios inflamatorios en el tejido de la vejiga.
  • Cistitis por cuerpos extraños. El uso prolongado de un catéter puede predisponerte a sufrir infecciones bacterianas y daños de los tejidos, dos situaciones que pueden provocar inflamación.
  • Cistitis química. Algunas personas pueden ser hipersensibles a las sustancias químicas que contienen ciertos productos, como los baños de espuma, los aerosoles de higiene femenina o los geles espermicidas, y tener una reacción alérgica que cause una inflamación dentro de la vejiga.
  • Cistitis asociada a otras afecciones. En ocasiones, la cistitis puede aparecer como una complicación de otros trastornos, como la diabetes, los cálculos renales, el agrandamiento de la próstata o las lesiones de la médula espinal.

Sintomatología.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Aumento en la frecuencia de las micciones (poliuria). Se experimenta una necesidad constante de ir al baño incluso durante la noche (nicturia, apremiante en ocasiones).
  • Dolor intenso en la región suprapúbica (sobre la vejiga).
  • Disuria (ardor y dificultad, complicada con dolor, al orinar e incluso después).
  • Fiebre (por encima de los 37 °C).
  • También puede presentar orina turbia acompañada o no de piuria (aumento de los leucocitos en la orina) o hematuria (presencia de hematíes en la orina). Suele ir acompañada también por fuerte mal olor.
  • En los niños menores de cinco años es frecuente que los síntomas adopten formas más imprecisas como debilidad general, irritabilidad, falta de apetito o vómitos.
  • En personas mayores, los síntomas pueden complicarse con debilidad, confusión, fiebre o caídas.

Según menciona Imam, T. (2018) La cistitis a veces no causa síntomas, en especial en las personas de edad avanzada; en estos casos, se descubre cuando se hacen análisis de orina por otras razones. Entre las personas mayores, la cistitis también puede causar síntomas no relacionados con la micción, como fiebre o confusión. Las personas cuya vejiga funciona de forma inadecuada como consecuencia de una lesión nerviosa (vejiga neurogénica), o quienes llevan un catéter, pueden tener una cistitis sin síntomas hasta que aparece una infección renal o fiebre, (Imam, T., 2018).

Causas.

De acuerdo con lo mencionado por la MayoClinic (2018) El sistema urinario comprende los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. Todos ellos son importantes para eliminar los desperdicios del cuerpo. Los riñones, que son un par de órganos con forma de frijoles ubicados hacia la espalda en la parte superior del abdomen, filtran el desperdicio del cuerpo y regulan las concentraciones de muchas sustancias. Los tubos denominados «uréteres» transportan la orina desde los riñones hasta la vejiga, donde se almacena hasta que sale del cuerpo a través de la uretra, (MayoClinic, 2018).

No obstante Villacampa, F. (2020) indica que; Los gérmenes habituales proceden de las heces (enterobacterias). El protagonista absoluto es el Escherichia Coli, responsable del 85% de las infecciones no complicadas en mujeres sexualmente activas, del 70% de las infecciones no complicadas del adulto y del 50% de las infecciones hospitalarias, (Villacampa, F., 2020).

Factores de Riesgo.

  • Diabetes.
  • Embarazo: incluye un riesgo mayor de bacteriuria asintomática que, si no se trata, puede provocar pielonefritis en el último trimestre.
  • Infección en niños y reflujo vésico-renal. 
  • Litiasis infecciosa: los cálculos de estruvita son consecuencia de infección. La infección no desaparecerá mientras los cálculos no se eliminen.
  • Obstrucción: el factor de riesgo más importante. Permite un mayor crecimiento y penetración intrarenal de los gérmenes y es decisivo en la destrucción renal.

Según menciona la MayoClinic (2018) Algunas personas son más propensas que otras a padecer de infecciones recurrentes de vejiga o de las vías urinarias. Las mujeres son uno de esos grupos. Una razón clave es su anatomía particular. Las mujeres tienen una uretra más corta, lo que acorta la distancia que deben viajar las bacterias para alcanzar la vejiga, (MayoClinic, 2018).

Criterios Diagnósticos.

Imam, T. (2018) menciona que; Habitualmente los médicos diagnostican la cistitis a partir de sus síntomas. Se recoge (en un envase esterilizado) una muestra de orina del chorro medio, de modo que no se contamine con las bacterias de la vagina o del extremo del pene. Mojando en la orina una tira de papel especial, se realizan dos pruebas simples y rápidas para detectar sustancias que no suelen estar presentes. Estas tiras permiten la detección de nitritos que liberan las bacterias. Detectan también la esterasa leucocitaria (una enzima encontrada en ciertos glóbulos blancos), que puede indicar que el organismo está tratando de limpiar la orina de bacterias. En mujeres adultas, son estas las únicas pruebas necesarias (…) Normalmente, en los hombres, para el cultivo de orina basta con una muestra de orina del flujo medio. En las mujeres, hay más probabilidades de que la muestra se contamine con bacterias de la vagina o de la vulva. Cuando la orina contiene solo una pequeña cantidad de bacterias o varios tipos diferentes a la vez, es probable que haya sido contaminada durante el proceso de recogida (…) A veces, en lugar de la ecografía o la TC, los médicos realizan una urografía intravenosa (UIV), un estudio radiológico para el que se inyecta en una vena un medio de contraste radiopaco, que después los riñones filtran y pasan a la orina (…) La observación directa del interior de la vejiga mediante un tubo flexible de visualización (cistoscopio) ayuda a diagnosticar el problema cuando la cistitis no desaparece con el tratamiento. El médico también intenta determinar la causa de la cistitis en los hombres que la sufren. La prostatitis, la causa más frecuente, por lo general se puede diagnosticar mediante exploración física de la próstata y análisis de orina, (Imam, T., 2018).

Medidas de Prevención.

(MayoClinic, 2018).

Aunque estas medidas preventivas de cuidado personal no se estudiaron en profundidad, los médicos algunas veces recomiendan lo siguiente para las infecciones reiteradas en la vejiga:

  • Bebe mucho líquido, especialmente agua. Beber mucho líquido es muy importante si te sometes a quimioterapia o radioterapia, en especial durante los días de tratamiento.
  • Orinar con frecuencia. Evita demorar ir al baño cuando sientes la necesidad de orinar.
  • Sécate de adelante hacia atrás después de evacuar los intestinos. Esto evita que las bacterias de la región anal se extiendan a la vagina y la uretra.
  • Dúchate en lugar de tomar baños en tina. Si eres propensa a sufrir infecciones, ducharte en lugar de tomar baños en tina puede ayudar a prevenir infecciones.
  • Lava suavemente la piel que rodea la vagina y el ano. Hazlo todos los días, pero no uses jabones ásperos ni lo hagas vigorosamente. La piel delicada alrededor de estas zonas puede irritarse.
  • Vacía la vejiga lo antes posible después de tener relaciones sexuales. Bebe un vaso lleno de agua para ayudar a eliminar las bacterias.
  • Evita usar desodorantes en aerosol o productos femeninos en la zona genital. Estos productos pueden irritar la uretra y la vejiga.

Complicaciones.

  • Infección renal. Una infección de vejiga que no se trata puede convertirse en una infección renal, también denominada «pielonefritis». Las infecciones renales pueden dañar permanentemente los riñones.

Los adultos mayores y niños pequeños son los que corren más riesgo de sufrir daño renal debido a infecciones de vejiga, ya que sus síntomas suelen pasarse por alto o confundirse con los de otras afecciones.

  • Sangre en la orina. Cuando tienes cistitis, es posible que tengas células sanguíneas en la orina que solo se ven con un microscopio (hematuria microscópica), lo cual suele resolverse con tratamiento. Si aún hay células sanguíneas después del tratamiento, el médico puede recomendarte ver a un especialista para determinar la causa.

La sangre en la orina que puedes ver (hematuria macroscópica) es poco frecuente con la cistitis bacteriana típica, pero es más frecuente con la cistitis inducida por quimioterapia o radiación.

Referencias Bibliográficas.

  1. Imam, T. (Julio de 2018). Infección de la vejiga. Obtenido de Manual MSD: https://www.msdmanuals.com/es-ec/hogar/trastornos-renales-y-del-tracto-urinario/infecciones-urinarias-iu/infecci%C3%B3n-de-la-vejiga
  2. MayoClinic. (20 de Noviembre de 2018). Cistitis. Obtenido de MayoClinic: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/cystitis/symptoms-causes/syc-20371306#:~:text=%C2%ABCistitis%C2%BB%20es%20el%20t%C3%A9rmino%20m%C3%A9dico,se%20llama%20%C2%ABinfecci%C3%B3n%20urinaria%C2%BB.
  3. Villacampa, F. (2020). Cistitis. Obtenido de CLÍNICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA: https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/cistitis
Fecha de Publicación: 2020/Septiembre/21; Autor. Barcia Poveda Carlos, Lic.; ORCID. https://orcid.org/0000-0003-0542-4796 ; EnlaceWEB: https://picklemed.com/ ; Contacto: picklemed@gmail.com
PickleMED | Barcia 2020.
Código de Registro | PickleMED PMCB353