ABORTO | Información Básica.

PickleMED | 2020

Autor.
Barcia Poveda Carlos, Lic.
PickleMED | Director & Productor.
ORCID: https://orcid.org/0000-0003-0542-4796
picklemed@gmail.com


Resumen.

Las mujeres pobres tienen más probabilidades de someterse a un aborto peligroso que las mujeres más acomodadas. Las defunciones y los traumatismos son más probables cuando se practican abortos en una fase avanzada del embarazo; La OMS ofrece orientación técnica y normativa sobre el uso de anticonceptivos para evitar los embarazos no deseados, sobre el aborto sin riesgos y sobre el tratamiento de las complicaciones de los abortos peligrosos. Si se encuentra en las primeras semanas de embarazo, basta administrar un anestésico local. También se puede usar sedación consciente (medicamentos que alivian el dolor y ayudan a las mujeres a relajarse, aunque les permiten permanecer conscientes). La mayoría de los abortos espontáneos ocurren porque el feto no se está desarrollando normalmente. Alrededor del 50 por ciento de los abortos están asociados a la falta o el exceso de cromosoma.

Palabras Claves: embarazo, aborto, riesgo, mortalidad, enfermedad.

Abstract.

Poor women are more likely to undergo a dangerous abortion than wealthier women. Deaths and injuries are more likely when abortions are performed late in pregnancy; WHO provides technical and normative guidance on the use of contraceptives to prevent unwanted pregnancies, on safe abortion, and on the management of complications from unsafe abortions. If you are in the first weeks of pregnancy, just administer a local anesthetic. Conscious sedation (medications that relieve pain and help women relax, but allow them to remain conscious) can also be used. Most miscarriages occur because the fetus is not developing normally. About 50 percent of abortions are associated with a missing or excess chromosome.

Key Words: pregnancy, abortion, risk, mortality, disease.

1. Validación Teórica & Bibliográfica | PickleMED.

1.1. Validación Teórica.

¿Qué es el Aborto? El aborto consiste en la interrupción del embarazo y se puede producir tanto de forma espontánea como inducida. Sea cual sea el caso, el aborto concluye con la expulsión del feto a través del canal vaginal. Cuando se toman medidas deliberadas para interrumpir un embarazo, se llama aborto inducido. Se diferencia del parto prematuro o pretérmino, pues en este último sobrevive el feto.

1.2. Validación Bibliográfica.

Según la OMS (2020) indica que; El aborto peligroso se produce cuando una persona carente de la capacitación necesaria pone fin a un embarazo, o se hace en un entorno que no cumple las normas médicas mínimas, o cuando se combinan ambas circunstancias (…) Las personas, capacidades y normas médicas consideradas seguras para realizar un aborto son diferentes para el aborto médico (que se realiza sólo con medicación) y del aborto quirúrgico (que se realiza con una aspiradora manual o eléctrica). La capacitación y las normas médicas requeridas para realizar un aborto seguro también varían en función de la duración del embarazo y de los cambiantes progresos científicos y técnicos (…) Toda mujer con un embarazo no deseado y sin acceso a servicios de aborto seguro está en riesgo de aborto peligroso. Las mujeres pobres tienen más probabilidades de someterse a un aborto peligroso que las mujeres más acomodadas. Las defunciones y los traumatismos son más probables cuando se practican abortos en una fase avanzada del embarazo. La tasa de abortos peligrosos es más alta cuando el acceso a métodos anticonceptivos eficaces y a servicios de aborto seguro es limitado o inexistente (…) La OMS presta asistencia técnica y normativa global en lo concerniente al uso de métodos anticonceptivos para prevenir embarazos no buscados, el aborto seguro y el tratamiento de las complicaciones derivadas de abortos peligrosos. La OMS ofrece orientación técnica y normativa sobre el uso de anticonceptivos para evitar los embarazos no deseados, sobre el aborto sin riesgos y sobre el tratamiento de las complicaciones de los abortos peligrosos, (Organización Mundial de la Salud, 2020).

Sin embargo, Casey, F. (2019) indicó que; En Estados Unidos, el aborto programado (aborto libre o aborto iniciado por decisión personal) es legal en el primer trimestre (hasta 12 semanas). Después de las 12 semanas de gestación, los estados pueden imponer restricciones sobre cuándo se puede practicar el aborto. Por ejemplo, puede requerirse un período de espera o asesoramiento antes de que se pueda realizar un aborto. Estas restricciones varían en función del Estado (…) Mientras que el aborto está penalizado por ley en algunos países, en otros puede realizarse previa solicitud. Alrededor de dos tercios de las mujeres del mundo tienen acceso al aborto legal (…) En los países donde el aborto es legal, suele ser seguro y no haber riesgo de complicaciones. En todo el mundo, cerca del 13% de las muertes de mujeres embarazadas se deben a abortos. La mayoría de estas muertes ocurren en países donde el aborto es ilegal (…) Si se encuentra en las primeras semanas de embarazo, basta administrar un anestésico local. También se puede usar sedación consciente (medicamentos que alivian el dolor y ayudan a las mujeres a relajarse, aunque les permiten permanecer conscientes). Estos fármacos se administran generalmente por vía intravenosa. Si el aborto tiene lugar más tarde, por lo general se requiere la administración de un sedante más fuerte. Con muy poca frecuencia, se necesita anestesia general, (Casey, F., 2020).

1.2.1. Datos Conceptuales.

Sintomatología.

Los signos y síntomas críticos de las complicaciones que exigen atención inmediata incluyen:

  • sangrado vaginal anormal;
  • dolor abdominal;
  • infección; y
  • choque (colapso del sistema circulatorio)

Según la OMS (2020) indica que; Las complicaciones derivadas del aborto peligroso pueden ser difíciles de diagnosticar. Por ejemplo, una mujer con un embarazo extrauterino o ectópico (desarrollo anormal de un cigoto fuera del útero) puede tener síntomas similares a los de un aborto incompleto, (Organización Mundial de la Salud, 2020).

Factores de Riesgo | Aborto espontaneo.

(MayoClinic, 2019).

Diversos factores aumentan el riesgo de tener un aborto espontáneo, entre ellos, los siguientes:

  • La edad. Las mujeres que tienen más de 35 años presentan un mayor riesgo de tener un aborto espontáneo que las mujeres más jóvenes. A los 35 años, presentas un riesgo de un 20 % aproximadamente. A los 40 años, el riesgo es de alrededor de un 40 %. Y, a los 45 años, es de un 80 % aproximadamente.
  • Abortos espontáneos anteriores. Las mujeres que han tenido dos o más abortos espontáneos consecutivos presentan un mayor riesgo de tener un aborto espontáneo.
  • Afecciones crónicas. Las mujeres que padecen una afección crónica, como una diabetes no controlada, presentan un mayor riesgo de tener un aborto espontáneo.
  • Problemas del útero o el cuello uterino. Ciertas anomalías en el útero o tejidos débiles en el cuello uterino (insuficiencia de cuello uterino) podrían aumentar el riesgo de tener un aborto espontáneo.
  • Fumar y consumir alcohol y drogas ilegales. Las mujeres que fuman durante el embarazo presentan un mayor riesgo de tener un aborto espontáneo que aquellas que no fuman. El consumo excesivo de alcohol y el consumo de drogas ilegales también aumentan el riesgo de tener un aborto espontáneo.
  • El peso. Tener un peso menor al saludable o tener sobrepeso también son factores que han sido vinculados a un mayor riesgo de tener un aborto espontáneo.
  • Estudios prenatales invasivos. Algunos estudios genéticos prenatales invasivos, como los análisis de vellosidades coriónicas y la amniocentesis, conllevan un pequeño riesgo de tener un aborto espontáneo.

Anomalías cromosómicas.

Según la MayoClinic (2019) La mayoría de los abortos espontáneos ocurren porque el feto no se está desarrollando normalmente. Alrededor del 50 por ciento de los abortos están asociados a la falta o el exceso de cromosomas (…) Los embarazos molares y molares parciales no son embarazos viables. Los embarazos molares y molares parciales a veces pueden estar asociados con cambios cancerosos de la placenta, (MayoClinic, 2019).

Las anomalías cromosómicas podrían llevar a:

  • Ovocito marchito. El óvulo marchito se produce cuando no se forma ningún embrión.
  • Fallecimiento fetal intrauterino. En esta situación, se forma un embrión pero deja de desarrollarse y muere antes de que se presenten síntomas de pérdida del embarazo.
  • Embarazo molar y embarazo molar parcial. Con un embarazo molar, ambos conjuntos de cromosomas provienen del padre. Un embarazo molar está asociado con un crecimiento anormal de la placenta; por lo general, no hay desarrollo fetal.

Clasificación.

  • Aborto espontaneo. El aborto espontáneo es aquel que no se da de forma intencionada, sino a causa de una serie de complicaciones en el feto o en la madre. Generalmente ocurre durante las 12 primeras semanas de gestación y no precisa de ningún tipo de intervención quirúrgica, pero a partir de la semana 20 pasa a denominarse muerte fetal. La tasa de aborto espontáneo se encuentra entre el 15 y el 20% entre aquellas mujeres que saben que están embarazadas. Según datos recogidos en el último Congreso Anual de Hiteroscopia, 3 de cada 10 mujeres que se quedan embarazadas por primera vez sufren un aborto natural, algo que plantea muchas preguntas y dudas sobre las posibles causas.
  • Muerte Fetal. el aborto ocurre con posterioridad a las 20 primeras semanas de gestación se conoce como muerte fetal y en estos casos siempre se requiere de cirugía para extraer el feto del útero. Es un caso extraordinario, pues sólo ocurre en menos del 1% de los embarazos. Los primeros síntomas de una muerte fetal se suelen mostrar al detectar un menor movimiento del bebé o espasmos y dolores en la pelvis, la espalda o el vientre. Factores como el tabaquismo, la hipertensión arterial o la diabetes pueden aumentar las probabilidades de que esto ocurra, pero también se puede producir por preclampsia y eclampsia, enfermedades infecciosas, anomalías congénitas graves, posmadurez o lupus, entre otras patologías.
  • Aborto Médico (Inducido). Se toma un medicamento para llevar a cabo el aborto. Sólo se puede hacer durante las nueve primeras semanas de embarazo. El más común es la mifepristona, una hormona que bloquea la progesterona. Este y otros medicamentos se toman durante tres sesiones en una clínica bajo la supervisión de un médico, y pueden surgir algunos sangrados vaginales a causa de los medicamentos. Otros efectos de este tratamiento son cólicos, diarrea o malestar estomacal, y en raras ocasiones, fiebre alta. El aborto médico tiene una efectividad aproximada del 97 por ciento.
  • Aborto Quirúrgico. Se realiza una cirugía para extraer el feto. Existen dos métodos frecuentes de aborto quirúrgico por aspiración con vacío manual, que se puede hacer durante las 12 primeras semanas de embarazo y consiste en la extracción de todo el tejido que contiene el útero con un instrumento succionador de manera manual y la dilatación y evacuación. Este tipo de aborto quirúrgico se puede practicar tras el primer mes de embarazo, pero siempre antes de la semana 13. Consiste también en la extracción del tejido que reviste el útero, pero se realiza a través de una máquina.

Medidas de prevención.

(Organización Mundial de la Salud, 2020).

El aborto peligroso se puede evitar por medio de:

  • la buena educación sexual;
  • la prevención de los embarazos no deseados mediante el uso de métodos anticonceptivos eficaces, incluidos los anticonceptivos de emergencia; y
  • la prestación de servicios legales de aborto seguro.

Complicaciones.

El riesgo de complicaciones también guarda relación con el método utilizado.

  • Evacuación quirúrgica: el útero sufre una perforación por un instrumento quirúrgico en 1 de cada 1000 abortos. Las lesiones en el intestino o en otro órgano son menos frecuentes. En 6 de cada 10 000 abortos se produce un sangrado intenso durante el procedimiento o inmediatamente después. Los instrumentos usados pueden desgarrar el cuello uterino, sobre todo, en embarazos de más de 12 semanas. Pueden aparecer infecciones más tarde. En muy escasas ocasiones, el procedimiento o una infección posterior ocasionan la formación de tejido cicatricial en el revestimiento interior del útero, lo que da lugar a esterilidad. Este trastorno se denomina síndrome de Asherman.
  • Fármacos: la mifepristona y la prostaglandina misoprostol tienen efectos secundarios. Los más habituales son dolor pélvico de tipo cólico, sangrado vaginal y problemas gastrointestinales como náuseas, vómitos y diarrea.
  • Cualquiera de los dos métodos: puede haber sangrado e infección si una parte de la placenta se queda dentro del útero. Cuando se produce sangrado o se sospecha una infección, se efectúa una ecografía para determinar si aún queda parte de la placenta dentro del útero.

Referencias Bibliográficas.

  1. Casey, F. (Mayo de 2020). Aborto. Obtenido de Manual MSD: https://www.msdmanuals.com/es-ec/hogar/salud-femenina/planificaci%C3%B3n-familiar/aborto
  2. MayoClinic. (14 de Diciembre de 2019). Aborto espontáneo. Obtenido de MayoClinic: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/pregnancy-loss-miscarriage/symptoms-causes/syc-20354298
  3. Organización Mundial de la Salud. (25 de Septiembre de 2020). Prevención del aborto peligroso. Obtenido de Organización Mundial de la Salud: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/preventing-unsafe-abortion

Fecha de Publicación: 2020/Octubre/08; Autor. Barcia Poveda Carlos, Lic.; ORCID. https://orcid.org/0000-0003-0542-4796 ; EnlaceWEB: https://picklemed.com/ ; Contacto: picklemed@gmail.com
PickleMED | Barcia 2020.
Código de Registro | PickleMED  PMCB379