Problemas Vasculares | Enfermedad arterial periférica.

PickleMED | 2020

Autor.
Barcia Poveda Carlos, Lic.
PickleMED | Director & Productor.
ORCID: https://orcid.org/0000-0003-0542-4796
picklemed@gmail.com


Resumen.

La enfermedad en las arterias periféricas está representada por la aterosclerosis de los miembros (casi siempre inferiores) que produce isquemia. Las personas con EVP tienen un riesgo “excepcionalmente elevado de eventos cardiovasculares y la mayoría de ellos eventualmente morirá por causas cardíacas o cerebrovasculares”; el pronóstico se correlaciona con la severidad de la EVP según se estima con el índice tobillo-brazo. La enfermedad grave de las arterias periféricas suele requerir angioplastia o cirugía de revascularización (bypass) y puede requerir amputación. El pronóstico en general es bueno con tratamiento, aunque la tasa de mortalidad es relativamente alta porque en general también existe enfermedad coronaria o cerebrovascular; La EVP suele caracterizarse por un estrechamiento de los vasos sanguíneos que transportan sangre a los músculos de las piernas y los brazos. La causa más común es la aterosclerosis (acumulación de placa en el interior de las paredes de las arterias). La angiorresonancia y la angiotomografía son estudios no invasivos que pueden suplantar a la angiografía con contraste.

Palabras Claves: arterias, corazón, sangre, alteración, enfermedad.

Abstract.

Peripheral artery disease is represented by atherosclerosis of the limbs (almost always lower) that produces ischemia. People with PVD are at “exceptionally high risk for cardiovascular events and most of them will eventually die from cardiac or cerebrovascular causes”; the prognosis is correlated with the severity of the PVD as estimated with the ankle-brachial index. Severe peripheral artery disease often requires angioplasty or bypass surgery and may require amputation. The prognosis in general is good with treatment, although the mortality rate is relatively high because in general there is also coronary or cerebrovascular disease; PVD is usually characterized by a narrowing of the blood vessels that carry blood to the muscles of the legs and arms. The most common cause is atherosclerosis (plaque buildup on the inside of the artery walls). MRI angiography and CT angiography are non-invasive studies that can supplant contrast angiography.

Key Words: arteries, heart, blood, alteration, disease.

1. Validación Teórica & Bibliográfica | PickleMED.

1.1. Validación Teórica.

¿Qué es la enfermedad arterial periférica? ¿Qué tan grave es? es la obstrucción de grandes arterias que no forman parte de la vasculatura coronaria, arco aórtico o cerebral. La EVP puede ser consecuencia de ateroesclerosis, procesos inflamatorios que terminan en estenosis, un embolismo o formación de trombos. Genera isquemia (falta de irrigación sanguínea) en forma aguda o crónica. Con frecuencia, el término EVP se usa para referir a bloqueos ateroscleróticos que se encuentran en el miembro inferior.

Las personas con EVP tienen un riesgo “excepcionalmente elevado de eventos cardiovasculares y la mayoría de ellos eventualmente morirá por causas cardíacas o cerebrovasculares”; el pronóstico se correlaciona con la severidad de la EVP según se estima con el índice tobillo-brazo. La enfermedad de grandes vasos sanguíneos aumenta la significativamente la mortalidad por causa cardiovascular. La EVP acarrea un “riesgo mayor de 20% de un evento coronario en 10 años”.

En pacientes con EVP pero ITB normal en reposo, puede usarse el ITB durante el ejercicio. Un ITB basal es obtenido previo al ejercicio. Luego se pide al paciente que haga ejercicio (generalmente que camine en una cinta a velocidad constante) hasta que aparezca el dolor de claudicación (o por un máximo de 5 minutos), seguidamente se mide el ITB. Un descenso en el ITB de 15-20% sería diagnóstico de EVP.

La incidencia de EVP sintomática aumenta con la edad, desde alrededor de 0.3% anual para hombres entre 40–55 años hasta 1% anual para hombres mayores de 75 años. La prevalencia de EVP varía considerablemente dependiendo de cómo se defina la enfermedad y la edad de la población estudiada. El diagnóstico es crucial, dado que las personas con EVP tienen cuatro veces más riesgo de infarto agudo de miocardio o accidente cerebrovascular.

1.2. Validación Bibliográfica.

Según la MayoClinic (2019) menciona que; La enfermedad arterial periférica es un problema circulatorio frecuente en el que las arterias estrechadas reducen el flujo sanguíneo a las extremidades (…) Cuando padeces enfermedad arterial periférica, las extremidades, generalmente las piernas, no reciben un flujo sanguíneo suficiente para satisfacer la demanda (…) También es probable que la enfermedad arterial periférica sea un signo de una acumulación generalizada de depósitos de grasa en las arterias (ateroesclerosis) (…) La gravedad de la claudicación varía en gran medida, desde un malestar leve hasta un dolor debilitante. La claudicación grave puede dificultar el hecho de caminar o realizar otros tipos de actividad física (…) Si la enfermedad de la arteria periférica progresa, podrías incluso sentir dolor cuando estás en reposo o cuando te acuestas (dolor en reposo isquémico). Puede ser lo suficientemente intenso como para interrumpir el sueño (…) Con menos frecuencia, la causa de la enfermedad arterial periférica puede ser una inflamación de los vasos sanguíneos, una lesión de las extremidades, la anatomía inusual de los ligamentos o músculos, o la exposición a la radiación, (MayoClinic, 2019).

De acuerdo con Teo, K. (2019) indica que; La enfermedad en las arterias periféricas está representada por la aterosclerosis de los miembros (casi siempre inferiores) que produce isquemia. Cuando es leve, puede ser asintomática o provocar claudicación intermitente, mientras que la enfermedad grave puede ocasionar dolor en reposo con atrofia de la piel, alopecia, úlceras isquémicas y gangrena. El diagnóstico se basa en los antecedentes, el examen físico y la medición del índice tobillo-brazo (…) La enfermedad grave de las arterias periféricas suele requerir angioplastia o cirugía de revascularización (bypass) y puede requerir amputación. El pronóstico en general es bueno con tratamiento, aunque la tasa de mortalidad es relativamente alta porque en general también existe enfermedad coronaria o cerebrovascular (…) La prevalencia de enfermedad arterial periférica es de alrededor del 12% en Estados Unidos; los hombres se ven afectados con mayor frecuencia que las mujeres. Los factores de riesgo son los mismos que para la aterosclerosis: edad avanzada, hipertensión arterial, diabetes, dislipidemia (aumento de las concentraciones de lipoproteína de baja densidad [LDL]), tabaquismo (incluso pasivo) u otras formas de consumo de tabaco, y antecedentes familiares de aterosclerosis (…) Alrededor del 20% de los pacientes con enfermedad arterial periférica no presenta síntomas, a veces porque no realiza suficiente actividad para inducir isquemia en las piernas. Algunos pacientes presentan síntomas atípicos (p. ej., intolerancia inespecífica al ejercicio, dolor en la cadera u otra articulación) (…) La enfermedad leve de las arterias periféricas a menudo no provoca signos. La enfermedad moderada o grave se asocia con disminución o ausencia de los pulsos periféricos (poplíteos, tibiales posteriores, pedios dorsales); con frecuencia, la ecografía Doppler puede detectar el flujo sanguíneo cuando no pueden palparse los pulsos, (Teo, K., 2019).

No obstante, La Texas Heart Institute (2020) nos mencionan que; La EVP puede también afectar a las arterias que llevan sangre a la cabeza (ver Enfermedad de las arterias carótidas). Cuando la EVP afecta sólo a las arterias y no a las venas, se denomina «enfermedad arterial periférica» (EAP). Los principales tipos de EVP son los coágulos sanguíneos, la hinchazón (inflamación) y el estrechamiento y la obstrucción de los vasos sanguíneos (…) La obstrucción de las arterias periféricas de la región inferior del cuerpo ocasionan principalmente dolor y calambres en las piernas. Los factores de riesgo de aterosclerosis en las arterias periféricas son iguales a los de la aterosclerosis en las arterias coronarias (…) Los síntomas pueden ser diferentes en cada persona, pero la enfermedad típicamente produce hinchazón y dolor al tacto en las zonas que se encuentran encima de los vasos sanguíneos, seguidos de una sensación de frío en los pies y las manos. Una obstrucción arterial puede producir dolor en las piernas al caminar, (Texas Heart Institute, 2020).

Sin embargo, The StayWell Company (2016) nos indicó que; La enfermedad vascular periférica (EVP) es un trastorno de la circulación lento y progresivo. Incluye todas las enfermedades en cualquiera de los vasos sanguíneos fuera del corazón y las enfermedades de los vasos linfáticos (las arterias, las venas o los vasos linfáticos). Los órganos que reciben el suministro de sangre a través de estos vasos, como el cerebro, el corazón y las piernas, pueden no recibir el flujo sanguíneo adecuado para su funcionamiento normal (…) Cuando la EVP afecta las arterias fuera del corazón, recibe el nombre de enfermedad arterial periférica (EAP). No obstante, los nombres “enfermedad vascular periférica” y “enfermedad arterial periférica” suelen usarse indistintamente (…) La EVP suele caracterizarse por un estrechamiento de los vasos sanguíneos que transportan sangre a los músculos de las piernas y los brazos. La causa más común es la aterosclerosis (acumulación de placa en el interior de las paredes de las arterias). La placa reduce la cantidad de sangre que fluye a las extremidades y el oxígeno y los nutrientes disponibles para los tejidos, (The StayWell Company, LLC., 2016).

2. Validación Conceptual | PickleMED.

2.1. Tipos de Estadios.

  • estadio I: Asintomático. Obstrucción incompleta de vasos sanguíneos.
  • estadio II: Claudicación leve. Dolor en el miembro.
  • 200 metros.
  • estadio III: Dolor en reposo, predominio en los pies.
  • estadio IV: Necrosis y/o gangrena del miembro.

2.2. Sintomatología.

(MayoClinic, 2019).

Los signos y síntomas de la enfermedad de la arteria periférica incluyen los siguientes:

  • Calambres dolorosos en los músculos de las caderas, muslos o pantorrillas después de realizar ciertas actividades, como caminar o subir escaleras (claudicación).
  • Entumecimiento o debilidad
  • Sensación de frío en la parte inferior de la pierna o en el pie, en especial en comparación con la otra extremidad.
  • Llagas que no sanan en los dedos de los pies, en los pies o en las piernas
  • Un cambio de color en las piernas
  • Pérdida de vello o crecimiento lento del vello en pies y piernas
  • Crecimiento más lento de las uñas del pie
  • Piel brillante en las piernas
  • Falta de pulso o pulso débil en piernas o pies
  • Disfunción eréctil en los hombres

2.3. Factores de Riesgo.

(The StayWell Company, LLC., 2016).

Los factores de riesgo que no pueden modificarse incluyen:

  • la edad (constituye un factor de riesgo especialmente luego de los 50);
  • antecedentes de enfermedades cardíacas;
  • sexo masculino;
  • la diabetes mellitus;
  • la postmenopausia;
  • los antecedentes familiares de dislipidemia (niveles altos de lípidos en la sangre, como colesterol), hipertensión o enfermedad vascular periférica.
  • la enfermedad de las arterias coronarias;
  • la disminución de la tolerancia a la glucosa;
  • la dislipidemia (niveles anómalos de lípidos en la sangre);
  • la hipertensión (presión sanguínea alta);
  • la obesidad;
  • el sedentarismo;
  • el tabaquismo.

2.4. Clasificación de Grados.

  • Grado 0, Categoría 0: Asintomático
  • Grado I, Categoría 1: Claudicación leve
  • Grado I, Categoría 2: Claudicación moderada
  • Grado I, Categoría 3: Claudicación severa
  • Grado II, Categoría 4: Dolor en reposo
  • Grado III, Categoría 5: Pérdida de tejido menor; Ulceración isquémica que no supera la ulceración digital de los pies.
  • Grado IV, Categoría 6: Pérdida de tejido importante; Úlceras isquémicas severas o gangrena franca.

2.5. Medios Diagnósticos.

(The StayWell Company, LLC., 2016).

  • Angiograma. Es una radiografía de las arterias y las venas para detectar la obstrucción o el estrechamiento de los vasos. Este procedimiento consiste en la inserción de una sonda delgada y flexible en una arteria de la pierna, a través de la cual se inyecta una solución de contraste. Gracias a la solución de contraste, las arterias y las venas se ven en la radiografía.
  • Índice tobillo brazo (ITB). El ITB consiste en la comparación de la presión sanguínea del tobillo con la presión sanguínea del brazo, para la cual se utiliza un tensiómetro y un eco-Doppler. Para determinar el ITB, se divide la presión sanguínea sistólica (el valor más alto de la medición de la presión) del tobillo por la presión sanguínea sistólica del brazo.
  • Perfil lípido en sangre. Es un análisis de sangre que mide los niveles de cada tipo de lípido presente en la sangre: colesterol total, colesterol LDL, colesterol HDL, triglicéridos y otros.
  • Ecografía Doppler de flujo sanguíneo. La ecografía utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. La técnica Doppler se utiliza para medir y evaluar el flujo sanguíneo. La debilidad o la ausencia de sonidos puede indicar obstrucciones en el flujo sanguíneo.
  • Angiografía por resonancia magnética (ARM). Este procedimiento de diagnóstico no invasivo utiliza una combinación de u imán grande, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras del interior del cuerpo. La ARM generalmente se usa para observar el corazón y otros tejidos blandos con la finalidad de evaluar el flujo sanguíneo.
  • Prueba de esfuerzos o ergometría. Es una prueba que se realiza mientras un paciente camina sobre una banda continua para monitorear el corazón durante el ejercicio.
  • Fotopletismografía. Es una prueba similar al índice tobillo brazo, salvo que en este caso se usa un diminuto tensiómetro alrededor del dedo del pie para medir la presión sanguínea y un sensor de fotopletismografía (luz infrarroja que evalúa el flujo de sangre cercano a la superficie de la piel) para registrar formas de ondas y mediciones de presión sanguínea. Posteriormente, estas mediciones se comparan con la presión sanguínea sistólica del brazo.
  • Análisis de las formas de ondas del registro del volumen del pulso. Técnica utilizada para calcular los cambios del volumen sanguíneo en las piernas mediante un dispositivo que muestra los resultados como formas de ondas.
  • Prueba de hiperemia reactiva. Examen similar al ITB o a la ergometría que se usa en pacientes que no pueden caminar sobre una cinta. Se le pide al paciente que se recueste boca arriba y se le mide la presión sanguínea de los muslos y los tobillos con fines comparativos para determinar si hay una disminución entre ambas zonas.
  • Medición de presiones sanguíneas segmentarias. Procedimiento que permite comparar mediciones de presión sanguínea mediante un eco-Doppler en la zona superior del muslo, arriba y debajo de la rodilla, en el tobillo y en el brazo para determinar si el flujo sanguíneo está obstruido.

2.6. Criterios Diagnósticos.

Según Teo, K. (2019) nos indica que; La enfermedad arterial periférica se sospecha por la clínica, pero se subdiagnostica porque muchos pacientes presentan síntomas atípicos o no realizan actividad suficiente para experimentar síntomas (…) El diagnóstico se confirma con pruebas no invasivas. En primer lugar, debe medirse la presión arterial sistólica en ambos brazos y ambos tobillos; dado que los pulsos en los tobillos pueden ser difíciles de palpar, el transductor de la ecografía Doppler puede colocarse sobre la arteria pedia dorsal o la arteria tibial posterior (…) La angiografía aporta detalles sobre la ubicación y la extensión de las estenosis o las oclusiones arteriales y es un prerrequisito para llevar a cabo la reparación quirúrgica o la angioplastia transluminal por vía percutánea (ATP). Sin embargo, no reemplaza las pruebas no invasivas porque no proporciona información sobre la importancia funcional de los hallazgos anormales. La angiorresonancia y la angiotomografía son estudios no invasivos que pueden suplantar a la angiografía con contraste, (Teo, K., 2019).

2.7. Medidas de Prevención.

(MayoClinic, 2019).

La mejor manera de prevenir la claudicación es mantener un estilo de vida saludable. Esto significa:

  • Si fumas, abandona el hábito.
  • Si tienes diabetes, mantén bajo control la azúcar en sangre.
  • Haz actividad física con regularidad. Apunta a ejercitar entre 30 y 45 minutos varias veces a la semana, después de recibir la aprobación del médico.
  • Baja los niveles de colesterol y presión arterial si es necesario.
  • Consume alimentos bajos en grasas saturadas.
  • Mantén un peso saludable.

Referencias Bibliográficas.

  1. MayoClinic. (15 de Enero de 2019). Enfermedad arterial periférica. Obtenido de MayoClinic: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/peripheral-artery-disease/symptoms-causes/syc-20350557
  2. Teo, K. (Julio de 2019). Enfermedad arterial periférica. Obtenido de Manual MSD: https://www.msdmanuals.com/es-ec/professional/trastornos-cardiovasculares/enfermedades-arteriales-perif%C3%A9ricas/enfermedad-arterial-perif%C3%A9rica
  3. Texas Heart Institute. (2020). Enfermedad vascular periférica. Obtenido de Texas Heart Institute: https://www.texasheart.org/heart-health/heart-information-center/topics/enfermedad-vascular-periferica/
  4. The StayWell Company, LLC. (08 de Enero de 2016). Enfermedad vascular periférica. Obtenido de The StayWell Company, LLC.: http://healthlibrary.brighamandwomens.org/Spanish/DiseasesConditions/Adult/Cardiovascular/85,P03358

Fecha de Publicación: 2020/Octubre/31; Autor. Barcia Poveda Carlos, Lic.; ORCID. https://orcid.org/0000-0003-0542-4796 ; EnlaceWEB: https://picklemed.com/ ; Contacto: picklemed@gmail.com
PickleMED | Barcia 2020.
Código de Registro | PickleMED  PMCB434