SEPTICEMIA | Información Básica.

PickleMED | 2020

Autor.
Barcia Poveda Carlos, Lic.
PickleMED | Director & Productor.
ORCID: https://orcid.org/0000-0003-0542-4796
picklemed@gmail.com


Resumen.

La septicemia puede dañar los riñones, los pulmones, el cerebro y el corazón, y hasta puede llegar a causar la muerte. Conociendo los signos de la septicemia, los padres pueden hacer que sus hijos reciban atención médica lo antes posible, lo que puede ser de gran ayuda en el tratamiento. La mayor incidencia de sepsis grave se observa en los niños de menos de doce meses y en los adultos mayores. Entre los pacientes estadounidenses con varios ingresos hospitalarios por sepsis en 2010; Generalmente, la sepsis se produce en personas que están hospitalizadas o que han estado hospitalizadas hace poco tiempo. Las personas que se encuentran en la unidad de cuidados intensivos son especialmente vulnerables a desarrollar infecciones; Cuando el cuerpo contrae una infección, fabrica una serie de sustancias químicas para poderla combatir. Por lo general, esas sustancias químicas permanecen en el lugar donde ocurre la infección.

Palabras Claves: enfermedad, sangre, bioquímica, infección, septicemia.

Abstract.

Septicemia can damage the kidneys, lungs, brain, and heart, and can even lead to death. By knowing the signs of septicemia, parents can get their children to get medical attention as soon as possible, which can be of great help in treatment. The highest incidence of severe sepsis is seen in children less than 12 months and older adults. Among US patients with multiple hospital admissions for sepsis in 2010; Generally, sepsis occurs in people who are hospitalized or have been hospitalized for a short time. People in the intensive care unit are especially vulnerable to developing infections; When the body contracts an infection, it makes a series of chemicals to be able to fight it. These chemicals usually stay where the infection occurs.

Key Words: disease, blood, biochemistry, infection, septicemia.

1. Validación Teórica & Bibliográfica | PickleMED.

1.1. Validación Teórica.

¿Qué es la septicemia? ¿En qué consiste? ¿Qué tan grave es? es un síndrome de anormalidades fisiológicas, patológicas y bioquímicas potencialmente mortal asociadas a una infección. Estas anormalidades son secundarias a una respuesta inmunitaria desmesurada frente a la infección, que termina dañando los tejidos y órganos propios y conduciendo a una disfunción multiorgánica.

Un estudio realizado por la AHRQ (Agency for Healthcare Research and Quality o Agencia para la Investigación del Cuidado y la Calidad de la Salud) de estados seleccionados reveló que en 2010 hubo cerca de 651 internaciones hospitalarias por cada 100 000 habitantes con diagnóstico de sepsis, que es la segunda causa de muerte en las unidades de cuidados intensivos no coronarias y la décima causa más común de muerte en general (la primera es la enfermedad cardíaca). La mayor incidencia de sepsis grave se observa en los niños de menos de doce meses y en los adultos mayores. Entre los pacientes estadounidenses con varios ingresos hospitalarios por sepsis en 2010, en los que después del alta de la hospitalización inicial fueron internados en un centro especializado en la atención de enfermos crónicos o de atención de largo plazo hubo más probabilidades de reinternación que en los que después del alta recibieron otra forma de atención.

Los síntomas de la sepsis no son causados por los microorganismos sino por productos químicos que libera el huésped. La respuesta que conduce a la sepsis puede ser activada por la infección de cualquier sitio corporal. Entre los sitios comunes en los que podría iniciarse una infección figuran el torrente sanguíneo, los huesos (sitio común en los niños), el riñón (infección de las vías urinarias altas o pielonefritis), el intestino (en general en asociación con peritonitis), las meninges (meningitis), el hígado y la vesícula biliar, los pulmones (neumonía bacteriana) y la piel (celulitis). En pacientes hospitalizados los sitios habituales de infección incluyen las vías intravenosas, las heridas quirúrgicas, los drenajes quirúrgicos y los sitios de ruptura de la piel conocidos como úlceras por presión.

1.2. Validación Bibliográfica.

Según la MayoClinic (2019) nos menciona que; La sepsis es una enfermedad potencialmente fatal que se produce por una reacción del cuerpo ante una infección. Normalmente, el cuerpo libera químicos en el flujo sanguíneo para luchar contra una infección. La sepsis ocurre cuando la respuesta del cuerpo a estos químicos está desbalanceada, lo que desencadena cambios que pueden dañar múltiples sistemas orgánicos (…) La sepsis puede avanzar hacia un choque séptico cuando se producen cambios anormales en el sistema circulatorio, en las células del cuerpo y en la manera en que el cuerpo utiliza la energía. La probabilidad de muerte debido a un choque séptico es mayor que en la sepsis (…) Generalmente, la sepsis se produce en personas que están hospitalizadas o que han estado hospitalizadas hace poco tiempo. Las personas que se encuentran en la unidad de cuidados intensivos son especialmente vulnerables a desarrollar infecciones, lo que puede derivar en una sepsis (…) El tratamiento temprano de la sepsis, generalmente con antibióticos y grandes cantidades de líquidos de administración intravenosa, mejora la probabilidad de supervivencia, (MayoClinic, 2019).

De acuerdo con Maggio, P. (2020) menciona que; La septicemia es una respuesta generalizada del organismo (sistémica) grave ante una bacteriemia u otra infección más una disfunción o una insuficiencia de un aparato esencial del organismo. El choque séptico (shock séptico) es un estado de presión arterial baja potencialmente mortal (shock) y un fallo orgánico debidos a la septicemia (…) El choque séptico es la septicemia que causa una presión arterial peligrosamente baja (choque). Como resultado, los órganos internos como los pulmones, los riñones, el corazón y el cerebro, por lo general reciben muy poca sangre, lo que provoca un mal funcionamiento. El choque séptico se diagnostica si la presión arterial sigue baja a pesar del tratamiento intensivo mediante fluidos por vía intravenosa. El choque séptico es potencialmente mortal (…) Sin embargo, algunas veces, las bacterias se propagan al torrente circulatorio (bacteriemia) y posteriormente puede desarrollarse septicemia. Si la infección inicial se debe a un absceso, aumenta el riesgo de bacteriemia y de septicemia. De vez en cuando, como en el síndrome de shock tóxico, la septicemia es provocada por las toxinas liberadas por las bacterias que no se han propagado al torrente sanguíneo, (Maggio, P., 2020).

No obstante, Stinson, H. (2018) nos menciona que; La septicemia puede dañar los riñones, los pulmones, el cerebro y el corazón, y hasta puede llegar a causar la muerte. Conociendo los signos de la septicemia, los padres pueden hacer que sus hijos reciban atención médica lo antes posible, lo que puede ser de gran ayuda en el tratamiento (…) Cuando el cuerpo contrae una infección, fabrica una serie de sustancias químicas para poderla combatir. Por lo general, esas sustancias químicas permanecen en el lugar donde ocurre la infección. Pero, en una septicemia, esas sustancias químicas entran en el torrente sanguíneo y se extienden por todo el cuerpo, lesionando órganos del paciente, (Stinson, H., 2018).

2. Validación Conceptual | PickleMED.

2.1. Clasificación.

  • La sepsis no complicada suele ser causada por una gripe u otras infecciones virales, por gastroenteritis o por un absceso dental; se trata de una forma muy común (afecta a millones de personas por año) que en la mayor parte de los casos no requiere tratamiento hospitalario.
  • La sepsis grave se estima que en América del Norte se producen más de 750 000 casos anuales, con estimaciones similares para Europa, y todos esos casos deben ser tratados en el hospital. Esa etapa se desarrolla cuando la sepsis se produce en combinación con problemas de uno o más órganos vitales, como el corazón, los riñones, los pulmones o el hígado, y a causa de esos problemas las personas con sepsis grave tienen más probabilidades de morir (la tasa de mortalidad es de alrededor del treinta al treinta y cinco por ciento) que las afectadas por sepsis sin complicaciones.
  • El choque séptico se produce cuando la sepsis se complica con un descenso de la presión arterial que no responde al tratamiento estándar (administración de líquidos) y, como ya se dijo, conduce a problemas en uno o más de los órganos vitales. En esa situación el cuerpo no recibe la cantidad de oxígeno que necesita para funcionar adecuadamente y se utilizan medicamentos llamados vasopresores para aumentar la presión arterial.

2.2. Factores de Riesgo.

(Maggio, P., 2020).

El riesgo de septicemia aumenta en personas con afecciones que reduzcan su capacidad de enfrentarse a infecciones graves. Entre estas situaciones o trastornos se incluye:

  • Ser un recién nacido
  • Ser un adulto mayor
  • Estar embarazada
  • Padecer determinadas enfermedades crónicas, como diabetes o cirrosis
  • Tener el sistema inmunitario debilitado por el uso de fármacos que reducen la inmunidad (como los antineoplásicos o los corticoesteroides) o como consecuencia de determinadas enfermedades (como el cáncer, el sida y las enfermedades inmunitarias)

2.3. Causas.

(MayoClinic, 2019).

Si bien cualquier tipo de infección, bacteriana, viral o fúngica, puede provocar una sepsis, las siguientes presentan mayores posibilidades:

  • Neumonía
  • Infección del sistema digestivo (que incluye órganos tales como el estómago y el colon)
  • Infección en los riñones, la vejiga y otras partes del sistema urinario
  • Infección del torrente sanguíneo (bacteremia)

2.4. Grupos de Riesgo.

(Stinson, H., 2018).

  • los bebés de menos de tres meses de edad; este tipo de septicemia se llama septicemia neonatal 
  • los adultos de 65 años en adelante 
  • personas con problemas se salud de tipo crónico 
  • personas que hace poco que se han operado 
  • personas cuyos sistemas inmunitarios están debilitados por afecciones como el VIH o el cáncer 

2.5. Sintomatología.

(Stinson, H., 2018).

Pero, cuando unos pocos de estos signos ocurren conjuntamente, es una pista de una posible septicemia:

  • fiebre, tiriteras o una temperatura corporal muy baja  
  • respiración rápida
  • frecuencia cardíaca acelerada, sobre todo en ausencia de fiebre 
  • piel sudorosa o manchada   
  • somnolencia excesiva, problemas para despertarse o confusión 
  • quejarse de mucho dolor (los bebés y los niños pequeños se pueden limitar a llorar mucho) 

2.6. Criterios Diagnósticos.

Según Maggio, P. (2020) menciona que; Para confirmar el diagnóstico, los médicos comprueban la presencia de bacterias en la circulación (bacteriemia), indicios de otra infección que pudiera estar provocando septicemia, y anomalías en el número de glóbulos blancos (leucocitos) en una muestra de sangre (…) Se obtienen muestras sanguíneas para intentar realizar un cultivo bacteriano en el laboratorio (un proceso que dura de 1 a 3 días). No obstante, si se han tomado antibióticos para la infección inicial, puede ocurrir que las bacterias, pese a estar presentes, no proliferen en el cultivo (…) Para comprobar si existen otros focos de infección causantes de septicemia, los médicos toman muestras de fluidos o tejidos como la orina, líquido cefalorraquídeo, material de las heridas o esputo de los pulmones. Estas muestras se cultivan para ver si crecen bacterias (…) También pueden realizarse radiografías y otras pruebas de diagnóstico por la imagen, como la ecografía, la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética nuclear (RMN), para buscar una fuente de infección, (Maggio, P., 2020).

2.7. Medios Diagnósticos.

(Maggio, P., 2020).

Se realizan pruebas adicionales en busca de signos de disfunción orgánica y otras complicaciones de la septicemia. Dichas pruebas pueden incluir:

  • Análisis de sangre para medir los niveles de ácido láctico y otros residuos metabólicos, que pueden ser elevados, y el número de plaquetas (las células que contribuyen a la coagulación de la sangre), que pueden ser bajos
  • Análisis de sangre o mediante un sensor colocado en el dedo (pulsioximetría) para medir los niveles de oxígeno sanguíneo y evaluar así el funcionamiento de los pulmones y los vasos sanguíneos
  • Se realiza una electrocardiografía para detectar alteraciones del ritmo cardíaco y determinar si el aporte de sangre al corazón es adecuado
  • Otras pruebas para determinar si el choque séptico es consecuencia de septicemia o de otro problema

2.8. Complicaciones.

(Maggio, P., 2020).

  • Disminuye el flujo sanguíneo que llega a los órganos vitales (como riñones, pulmones, corazón y cerebro).
  • El corazón intenta compensar esta disminución trabajando más intensamente, aumentando la frecuencia cardíaca y la cantidad de sangre que bombea.
  • Cuando los tejidos no reciben sangre suficiente, liberan un exceso de ácido láctico (un producto de desecho) a la circulación, provocando la acidificación de la sangre.
  • Los riñones no excretan orina, o muy poca, y los residuos metabólicos (como el nitrógeno ureico) se acumulan en la sangre.
  • Las paredes de los vasos sanguíneos se debilitan y permiten la filtración de líquidos desde el torrente sanguíneo hasta los tejidos, lo que causa hinchazón.
  • La función pulmonar empeora porque se filtra líquido de los vasos sanguíneos del pulmón y se acumula en este órgano, dificultando la respiración.

2.9. Medidas de Prevención.

(Healthwise, 2020).

  • Trate de evitar los resfriados y la gripe. Si está cerca de personas que tienen un resfriado o gripe, lávese las manos con frecuencia. Y vacúnese contra la gripe todos los años.
  • Póngase la vacuna antineumocócica (para prevenir la neumonía, la meningitis y otras infecciones). Si ya le han puesto una antes, pregúntele a su médico si necesita una segunda dosis.
  • Limpie cualquier herida o raspadura.
  • No fume ni use otros productos de tabaco. Cuando deja de fumar, es menos probable que tenga resfriados, gripe, bronquitis o neumonía. Si necesita ayuda para dejar de fumar, hable con su médico sobre programas y medicamentos para dejar de fumar. Estos pueden aumentar sus posibilidades de dejar de fumar para siempre.

Referencias Bibliográficas.

  1. Healthwise. (26 de Enero de 2020). Septicemia (choque septicémico). Obtenido de Cigna: https://www.cigna.com/individuals-families/health-wellness/hw-en-espanol/temas-de-salud/septicemia-sts15452
  2. Maggio, P. (Febrero de 2020). Septicemia y choque séptico. Obtenido de Manual MSD: https://www.msdmanuals.com/es-cr/hogar/infecciones/bacteriemia-septicemia-y-choque-s%C3%A9ptico/septicemia-y-choque-s%C3%A9ptico
  3. MayoClinic. (05 de Febrero de 2019). Septicemia. Obtenido de MayoClinic: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/sepsis/symptoms-causes/syc-20351214
  4. Stinson, H. (Agosto de 2018). Septicemia. Obtenido de KidsHealth®: https://kidshealth.org/es/parents/sepsis-es.html

Fecha de Publicación: 2020/Noviembre/04; Autor. Barcia Poveda Carlos, Lic.; ORCID. https://orcid.org/0000-0003-0542-4796 ; EnlaceWEB: https://picklemed.com/ ; Contacto: picklemed@gmail.com
PickleMED | Barcia 2020.
Código de Registro | PickleMED  PMCB458